La entidad temía un 'golpe de estado' tras la denuncia de un acreedor

  • La compra de deuda habría permitido a un acreedor desplazar a los dirigentes actuales

Comentarios 2

"Es una posibilidad que estaba ahí", palabras de una figura autorizada. En el Recreativo se había extendido en los últimos tiempos la sospecha de que había movimientos encaminados a desplazar a los actuales dirigentes recreativistas de sus funciones mediante la compra de parte de su deuda para desplazarlos de la dirección.

La operación era simple en apariencia. Bastaba con comprar a cualquiera de los acreedores de la entidad su deuda y una vez hecha propia reclamársela a la entidad en el momento preciso. Tras la denuncia pertinente, se hubiese provocado el mismo proceso concursal, aunque de forma obligada. Con esta modalidad, los actuales integrantes del consejo de administración habrían perdido todas sus funciones y hubuieran sido meras figuras decorativas. Por el contrario, la dirección del club habría pasado a una intervención judicial con participación de los acreedores (el denunciante). De esta manera, mediante la reclamación de la deuda contraída se habría podido hacer con las riendas del Decano.

Al solicitar de forma voluntaria el concurso de acreedores, el Recreativo mantiene su autonomía total, aunque siempre bajo la tutela de los dos administradores concursales designados por el Juzgado Mercantil de Huelva.

El Recreativo pudo evitar esta situación si en su momento se hubiese llevado a cabo la aportación esperada del Ayuntamiento mediante la ampliación de capital en curso. Este proceso no se verá afectado.

Desde el Consistorio se le garantizó al club que recibiría la cantidad necesaria para afrontar la ampliación de su capital social, tal y como establece la ley por su desfase patrimonial. De los cinco millones de euros que debía percibir, alrededor de tres serían en dinero y el resto en suelo hasta completar lo necesario. El Decano ya ha recibido el primer millón, mientras que el resto estaba supeditado a la venta del 49 por ciento de las acciones Aguas de Huelva. Al no llevarse a cabo esta operación, todavía en el aire, la entidad no ha podido hacer frente a unos pagos que de otro modo no peligrarían.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios