fórmula 1

De la ilusión a la cautela

  • La primera carrera de la temporada deparó un McLaren más fuerte sin los motores Honda y la previsión de que el Mundial será más disputado

Fernando Alonso saluda a los asistentes al circuito de Albert Park. Fernando Alonso saluda a los asistentes al circuito de Albert Park.

Fernando Alonso saluda a los asistentes al circuito de Albert Park. / DIEGO AZUBEL / efe

La temporada es larga y todo puede cambiar de una carrera a otra, pero la primera prueba disputada en Australia dejó ya algunas conclusiones provisionales de lo que se puede esperar de la Fórmula 1 en 2018.

La victoria del alemán Sebastian Vettel, favorecido por un error de cálculo de Mercedes, no arroja ninguna tendencia definitiva en la lucha por el título con Lewis Hamilton. De hecho, Mercedes sigue siendo el más veloz de la parrilla.

No obstante, el inglés necesitará de un Valtteri Bottas más competitivo. La lucha en la cabeza promete ser atractiva, con Red Bull y Ferrari intentando poner en apuros a Mercedes, pero debajo habrá también muchas emociones. Todo está abierto por debajo de los tres grandes equipos y Fernando Alonso se ilusiona con poder dar finalmente un salto con su McLaren.

EL SUEÑO DE ALONSO

¿Será al fin la temporada que Alonso llevaba esperando desde hace años? McLaren mostró una importante evolución esta temporada tras finalizar su vínculo con Honda y asociarse con Renault como proveedor de motores. El gran quinto puesto logrado en Melbourne ilusiona al doble campeón mundial, aunque también es cierto que se vio favorecido por varios abandonos como el de los Haas. "Red Bull es el siguiente objetivo", dijo Alonso. Su compañero, el belga Stoffel Vandoorne, también acabó en la zona de puntuación.

aún FALTA MUCHO

El Gran Premio de Australia apenas arrojó evidencias, aunque sí alguna posible tendencia. Vettel, pese a la victoria, aseguró que su coche es unas tres décimas de segundo más lento que el Mercedes de Hamilton. El alemán deberá encontrar una solución con su equipo para achicar la brecha y no depender de golpes de suerte como el ocurrido en Melbourne si quiere luchar por el título. La temporada, en cualquier caso, es larga. Se disputó la primera de las 21 carreras del año. En 2017, Vettel ganó también en Melbourne y el título fue para Hamilton.

EL 'SOFTWARE' DECIDE

No fue un error de conducción ni una maniobra espectacular lo que decidió en Melbourne, sino un error de cálculo en un software de Mercedes. Hamilton se mostró decepcionado por la situación, ajena a su responsabilidad. Al inglés le gustaría que los pilotos tuvieran más influencia en el resultado de las carreras. Y no será el único en la parrilla que piense así. Hay que decir, sin embargo, que Hamilton ha tenido también la fortuna de competir en un coche de primerísimo nivel en los últimos años.

HAMILTON y BOTTAS

Hamilton necesitará esta temporada a un Bottas en su mejor nivel. El finlandés tuvo un fin de semana complicado: tras un accidente espectacular en la clasificación sólo pudo concluir octavo en la carrera después de comenzar en el puesto 15. Hamilton debió luchar contra las dos Ferrari y terminó segundo, en medio de Vettel y Raikkonen. "Han tenido dos comodines. Ha sido un dos contra uno", lanzó el campeón mundial. También Red Bull, con dos coches y dos pilotos de nivel como el holandés Max Verstappen y el australiano Daniel Ricciardo, podrá contar este año con diversas opciones estratégicas. Los tres equipos líderes están cada vez más fuertes, más allá de que Mercedes sigue teniendo una luz de ventaja.

una LUCHA MÁS ESTRECHA

La competición en la zona de puntos promete ser especialmente emocionante esta temporada. Por detrás de los seis pilotos líderes, el panorama luce bastante abierto. Force India lo tendrá difícil para mantener el cuarto lugar en el campeonato de constructores. McLaren celebró un espectacular quinto puesto del español Fernando Alonso y sueña con dar pelea. Renault también colocó a sus dos pilotos -el alemán Nico Hülkenberg y el español Carlos Sainz- entre los diez mejores en Melbourne. Y Haas, más allá del abandono de sus dos pilotos en Melbourne, mostró un notable crecimiento en el arranque de la temporada.

el debut de los azafatos

Los azafatos, que han reemplazado a las azafatas, lucieron algo perdidos en la parrilla de salida. En vez de portar los nombres de los pilotos con banderas, lo hicieron con camisetas. Eso generó confusión y no fue sencillo saber dónde se encontraba cada piloto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios