Que la invasión rojiblanca sea fructífera

  • El Granada CF visita Marbella apoyado masivamente por sus seguidores con la esperanza de seguir recortando distancias

Si tras la derrota ante el Lucena en el Estadio de Los Cármenes, a un aficionado del Granada CF le hubieran invitado a acudir a Marbella para presenciar a su equipo, seguramente su respuesta habría sido negativa. Sin embargo, casi un mes después, y tras sumar siete de los últimos nueve puntos en juego, las opciones de jugar fase de ascenso, aunque complicadas, han aumentado algo y eso ha bastado para que el aficionado del histórico se movilice y desplace en el día de hoy masivamente hasta la capital de la Costa del Sol para ver ganar a su equipo y soñar aún con el 'milagro'.

El no poder fallar en los cinco encuentros que restan, tres de ellos fuera de casa, así como no depender de sí mismos, hace que cada choque de aquí a final de campaña sea decisivo. Lo fueron los duelos ante Lorca y Mazarrón, lo es el de esta tarde y los aficionados esperan que el próximo sábado ante el Portuense también lo sea.

Pero para ello, el Granada CF debe vencer al equipo del ex cadista Oli y esperar, en encuentros que se disputarán a la misma hora, que el Mérida 'pinche' en Écija y el Águilas haga lo propio en Melilla e, incluso, que el Jaén le dé un susto al Ceuta, rival éste último que debe pasar por Los Cármenes. Lo cierto es que todo eso son las 'cuentas de las lechera' si el equipo no es capaz de vencer a un conjunto en alza en las últimas jornadas pero que sigue luchando por evitar el descenso a la Tercera División.

Al menos, el técnico rojiblanco no tendrá tantos problemas para formar el equipo titular y elaborar la convocatoria como ante el Mazarrón, por cuanto recupera a dos piezas básicas en su esquema como son sus dos máximos goleadores, Javi Suárez y Gorka Pintado, que volverán a un once donde la única duda quizás radique en la posición que ocupe el bastetano Carlos Ruiz, ya sea en el lateral zurdo, en el diestro o en el centro del campo. Lo que está claro es que el hombre de confianza de Cano saltará de inicio, aunque es en la medular donde tiene menos posibilidades, pues en principio, tras el regreso de Gorka Pintado, Vicente volverá a su puesto en la media punta junto a Ocaña, siendo Morales el pivote e Israel y Zúñiga los ocupantes de las bandas. Por tanto, la única opción para que Carlos Ruiz entre en medio campo es que salga Zúñiga del once y Ocaña caiga a banda, cosa poco probable.

De ahí, que sea en la línea defensiva donde el Granada presente las novedades. Con Milla con problemas en una de sus rodillas, pero que no le han impedido entrar en la convocatoria, Ruiz entraría en la izquierda para tratar de disminuir las prestaciones que por banda ofrece Cristian Leroy, quizá el jugador más desequilibrante de los malagueños. De salir el alboloteño de inicio, el que vería el choque desde el banquillo sería Javi García y su puesto sería para el ex del Baza.

Pero puede que no sea la única novedad en defensa dado que la altura del inglés Carl Cort, principal arma ofensiva de los locales, puede hacer que Lucena se mantenga como central para tratar de contrarrestar su dominio del juego aéreo en detrimento de Zubizarreta. En cualquier caso, el centro de la zaga estará perfectamente cubierto, aunque con Lucena se gana en centímetros ante un equipo que juega muy directo y que sabe aprovechar las jugadas de estrategia.

En cuanto al Marbella, el equipo de Oli parece encontrarse en el mejor momento de la temporada. No obstante, pese a los cuatro tantos que le endosó al Lucena la pasada jornada, es el peor equipo ofensivamente hablando de la categoría, con 24 goles en 33 partidos. Cuenta con jugadores de calidad como Carlos Rivera, Vergara o Cristian, pero destaca por su artillería, donde el músculo y los centímetros se anteponen a la calidad a la hora de definir como es el caso del citado Cort, el ex del Sevilla Atlético Quini o Sosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios