Cinco lanzamientos se estrellan en los palos

  • El Granada CF lanza más a puerta y comete más faltas

La eliminatoria fue favorable al Granada CF y los números también indican lo mismo. Los rojiblancos fueron un ciclón para atacar y doblaron en llegadas al área al conjunto céltico, que se tuvo que limitar a defender en casi todo el encuentro. Sólo el cansancio de los locales y la salida al terreno de juego de Trashorras y De Lucas niveló algo las fuerzas en ataque.

El Celta sí acabó con muchos lanzamientos a puerta, aunque no tantos entre los tres palos. Se pisó mucho el área tanto en la primera como en la segunda parte. Distinto fue en la prórroga. Las fuerzas estaban agotadas y los ataques fueron escasos en esos momentos de incertidumbre y nervios. El Granada CF fue capaz de disparar hasta el veintiséis ocasiones. Fue un puro arsenal ofensivo, en el que se sucedieron tres lanzamientos a los palos y se fallaron dos penaltis.

El equipo granadino disparó más entre los tres palos, aunque en esta faceta no hubo tanta diferencia. Fue Trashorras el que con sus apariciones equilibró esta faceta. Se pagó el agotamiento y el Celta consiguió tener más el esférico. Roberto mantuvo la puerta a cero y tuvo casi el mismo trabajo que Yoel. Terminó con un mayor número de intervenciones.Doce veces tuvo que aparecer para rechazar o atajar balones, mientras que el guardameta del Celta lo hizo en siete ocasiones. En una ocasión el balón acabó dentro del su portería.

El suspense fue máximo. Un partido no apto para cardiacos. En cinco ocasiones el balón se estrelló en los palos. Fueron Orellana y Trashorras en dos ocasiones, y otra en el lanzamiento de penalti de Dani Benítez.

Hubo pocos fueras de juego en la primera parte, aunque sí se dieron algunos más en la segunda. A veces fue producto del cansancio en las acciones de ataque.

Con más faltas acabó el equipo granadino. Eso se debió a que tuvo que presionar mucho para tratar de recuperar cuanto antes el balón y montar sus ataques. En ocasiones se llegó tarde al balón y eso derivó en la comisión de infracciones. El Celta se llevó dos tarjetas rojas, una para Roberto Lago al recibir su segunda amarilla y otra de Iago Aspas por un feo gesto tras tirar un penalti.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios