"Mi llegada no depende de mí ni del Werder, la decisión es del Granada"

  • El central expresa nuevamente su deseo de volver al equipo en el que dio sus primeros pases y despejes como benjamín tras su periplo por Alemania

-¿Qué es lo que más le atrae de venir a Granada? ¿El proyecto o volver a casa?

-En el caso de que yo me viniese aquí no lo haría por estar en casa. Llevo catorce años fuera y no me supone ningún problema estar veinte años más. Si vuelvo es por el proyecto deportivo que me presentan. Venir a Granada es un extra porque es mi casa, pero ya está. Voy a ver lo mismo a mi familia estando en Bremen que estando en Granada porque yo me centro en mi trabajo y voy a seguir haciendo mi vida del mismo modo.

-Ha hablado de un proyecto deportivo, ¿alguien del Granada se ha puesto en contacto con usted?

-Claro que sí, con mi padre y yo también estuve hablando con el entorno de Pere Guardiola en su día. A partir de ahí ya se encargó mi padre, que ejerce de representante. Ha habido un contacto que hemos valorado pero parece ser que aún no hay acuerdo.

-¿Aún no se ha presentado una oferta?

-Mi padre estuvo hace una o dos semanas en el club y parece ser que hubo una primera toma de contacto.

-Una primera toma de contacto pero... ¿Cómo está hora mismo la situación?

-El Granada sabe desde un principio que hay que pagar una cláusula de rescisión que en mi contrato es de siete millones de euros, pero que al ser mi último año se reduce prácticamente a la mitad. Pero siempre se suele bajar un poquito, entorno a dos, o si hay buen acuerdo con el club incluso a 1,5 millones. Por ahora me debo al Werder Bremen, me queda un año de contrato y tengo que volver con ellos el jueves.

-Ahora mismo todo depende de que el Granada y Werder se pongan de acuerdo...

-No. Ahora mismo sólo depende del Granada.

-¿De que el Granada quiera?

-El Granada quiere, porque lo sabemos. Pero también hay que tener un acuerdo entre Granada y futbolista. Lo menos importante o lo menos difícil es la cláusula de rescisión.

-¿Le podremos ver de rojiblanco finalmente este año?.

-No depende de mí. Eso se le debe preguntar al Granada y no te puedo decir más.

-Le pica también por dentro el querer jugar aquí.

-Yo ya lo dije. Todo el mundo quiere jugar, no sólo en su casa, en el equipo que ha estado jugando con ocho años. Es un sueño. Sería muy bonito volver al sitio dónde te has criado, donde te has formado como futbolista, donde tu abuelo fue presidente, donde jugaste desde los ocho años hasta los catorce... Eso es muy bonito vivirlo y más con un entrenador como Paco Jémez, que ya lo he tenido, con una afición muy buena, tu familia, tus amigos... Sería muy bonito jugar aquí, claro que sí, pero no depende de mí en estos momentos.

-¿Una de las cosas que le atraen es que está Paco Jémez?

-En gran parte sí. A lo mejor si no estuviese Paco Jémez yo no me lo "estaría pensando". Paco Jémez para mí es un plus enorme y que me haría estar al máximo nivel o recuperar la confianza que he podido perder en Bremen. Con Paco tuve muy buena relación en el Rayo y me hizo un grandísimo futbolista. Entonces, para mí, jugar en el Granada con Paco Jémez es un doble plus.

-¿Que le dio exactamente Paco Jémez para mejorar?

-No me dio nada. Fui yo el que le dio al equipo. Él lo único que te transmite es que te exprimas al máximo, que te obligues a dar lo mejor de ti, que es lo que mejor se le da: sacar el doscientos por cien de cada futbolista. A mí Paco me hizo estar a un nivel que me dio luego la oportunidad de poder irme luego al Werder Bremen, Borussia Dortmund, Sevilla... Creo que Paco es el entrenador ideal para mí, para el Granada y para cualquier equipo.

-¿En qué puede hacer Paco Jémez diferente al Granada?

-Que va a cambiar totalmente la dinámica que tenía el Granada en los últimos años, que por desgracia no ha sido tan buena como nos gustaría a los granadinos. Es un estilo de juego muy marcado que el Granada no lo ha tenido nunca y muy pocos equipos de ese nivel lo han podido tener. Los granadinos van a disfrutar de mucho fútbol, mucha agresividad, mucha intensidad, y sobre todo muchos goles.

-¿Dónde le gustaría ver más a Paco, de entrenador del Granada o de seleccionador nacional?

-Hombre, hablando como granadino prefiero tenerlo como entrenador del Granada, pero siendo español para mí el mejor entrenador sería Paco. Aún sin haber ganado ningún título, como dice la prensa. No me importa que no haya ganado ningún título pero él demuestra partido a partido que es un entrenador de primer nivel.

-Hablaba antes de las temporadas difíciles que ha tenido el Granada, pero su paso por la Bundesliga tampoco ha sido fácil.

-La primera temporada tuve una lesión a la que no le di mucha importancia. Sólo que por temas de precaución en vez de estar cinco semanas de reposo me quedé siete, porque la Bundesliga es una competición muy física y muy fuerte. Hay que ser un poco precavido, pero al final jugué entorno a 25 partidos. Este año, a nivel grupal, hemos pasado muchos apuros porque nos hemos salvado en la última jornada, en los dos últimos minutos. Hemos sido muy irregulares. Contra los grandes equipos hacíamos muy buenos partidos y contra los pequeños no llevábamos bien el control. Ha sido un año para olvidarlo y saber que no tenemos que hacer lo que hemos hecho este año. Estoy acostumbrado a estar en la zona baja de las ligas. Ya lo sufrí con el Sporting, con el Rayo el primer año quedamos séptimos, el año siguiente a mitad de la tabla relativamente tranquilos y en el Bremen este último año muy mal, pero estoy acostumbrado a este tipo de circunstancias y creo que me vendría muy bien jugar en un equipo con la filosofía de Paco.

-¿Existen muchas diferencias entre el fútbol de Alemania y el que se practica en España?

-Muy diferente. Es cierto que al final te amoldas al juego pero allí es todo un correcalles, muy físico y sobre todo las individualidades priman sobre el trabajo táctico. En España se circula mucho más el balón. En Alemania un córner se celebra como una ocasión de gol antes de crearla. Hay una bestialidad de diferencia entre el juego español, que es táctico y de calidad, al alemán, que es físico y fuerza.

-Justo ahora la selección alemana se está caracterizando por lo contrario.

-Es cierto que cuando juntas a 22 jugadores de los mejores equipos de la Bundesliga, junto con la liga española en una selección como Kroos, Khedira, Kimmich, Boateng... Es gente que tiene mucha calidad y no se asemeja a lo que suelen ser los equipos alemanes, pero creo que la selección es una excepción.

-¿Quién gana a nivel organizativo, la Liga o la Bundesliga?

-La Bundesliga. En temas de organización siempre se han tenido a los alemanes por gente muy estricta, y es cierto. La organización de los partidos, los horarios... Me he amoldado muy bien a Alemania.

-¿Dónde se ha encontrado más cómodo jugando, en Alemania o España?

-Puede que en la Liga alemana vaya en función de cada entrenador y de como juegue tu equipo. Pero me siento más cómodo como he jugado en el Rayo y en el Sporting antes que en la Bundesliga.

-¿Se ve mucha diferencia entre el planteamiento de juego de Jémez a lo que vio en Alemania?

-Sí. Son formas de leer un partido y de programarlo completamente distintas. Lo que hace Paco Jémez de estar con los defensas en el medio del campo y los delanteros presionando en el área rival no lo he visto en ningún equipo. Tal vez en el Bayern de Munich e incluso el Borussia de Dortmund, pero en un equipo del presupuesto como el Rayo de Jémez no le he visto nunca.

-¿Cómo se defiende en Alemania en los entrenamientos?

-El primer año es un idioma difícil y poco a poco vas estudiando. También he estado con gente como Franco di Santo y Santi García, que son argentinos, Claudio Pizarro que lleva 18 años en Alemania. El primer año te tienen que ayudar, pero ahora no tengo ningún problema a la hora de relacionarme con mis compañeros en el campo, en los entrenamientos y en la vida cotidiana me defiendo bastante bien. Siempre temas relacionados con el fútbol y cotidianos. Si me hablas de medicina o informática ya me pierdo un poco.

-La vida en Alemania no es como la de aquí, ¿no?

- No, pero no me disgusta. La temperatura en España es mucho más agradable, aunque en verano hay excesivo calor. Durante el invierno hemos llegado a tener siete grados bajo cero, con nieve, y los pies se te congelan y no hay remedio, pero no es tanto como la gente dice. Durante el año se vive y se está muy bien.

-¿Renuncia algún día a llegar a la selección española?

-Nunca he renunciado y no lo voy a hacer. Es verdad que en España hay centrales muy buenos. Es cierto que en la etapa de Rayo me comentaron algo de la selección. Creo que todavía soy joven, tengo 27 años. Nolito está haciendo una de sus mejores campañas con 30 años, Aduriz 35... Hay que tener paciencia y trabajar para conseguir lo que realmente quieres. No lo doy por perdido.

-¿Se ve con la camiseta rojiblanca algún día?

-Estoy seguro de que si algún día visto la camiseta del Granada, mi abuelo y toda mi familia estaría orgullosa de que volviera a vestir la camiseta, que ya lo hice en su día con 8 años. A mi también me llenaría de orgullo sentirme con la camiseta rojiblanca.

-¿Alguna vez pensó que el Granada podría subir a Primera?

-Por supuesto. Lo pasábamos muy mal cuando mi abuelo era presidente y Pepe Aguilar nos metió aquel gol con el Murcia. Estábamos destrozados. Desde que estábamos en Tercera íbamos todos los domingos al campo, en Segunda B igual, ya en Segunda me pilló jugando fuera pero aún así lo seguía y siempre pensé que el Granada era un equipo de Primera División, un club que se merecía estar aquí y que siga muchos años más.

-¿Contigo?

-Si es conmigo mejor, si es sin mí también me alegraría que el Granada siguiese en Primera División.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios