Liga bbva

Tan lógico como cruel (2-0)

  • El Granada está a punto de hacer historia en un partido que el Barcelona resuelve a falta de tres minutos para la conclusión. Orellana Falla una ocasión clarísima justo antes del tanto de Xavi.

Comentarios 1

Antes del pitido inicial el pulgar del 'césar' apuntaba al suelo. Parecía que la suerte del Granada CF estaba echada antes de empezar. Y lo estaba, aunque con un guión muy diferente al previsto por el 99 por ciento de la humanidad. Los de Anquela se presentaron en el Camp Nou sin ningún complejo. Bien atrás y sin renunciar al contragolpe, se lo pusieron muy difícil al líder, tanto que estuvieron en un tris de llevarse un punto e, incluso, los tres. Porque a falta de cinco minutos para el final Orellana marró una ocasión clamorosa. Y lo que pasa ante los grandes, a trascartón Xavi impuso la lógica al batir a un Toño soberbio durante todo el choque. El autogol de Borja Gómez fue una anécdota.

El inicio fue contrario a cualquier esquema preestablecido. El Barça tardó casi dos minutos en pisar el campo del Granada. Cuando lo hizo fue para firmar una ocasión. Íñigo López se cruzó de forma providencial a un remate claro de Messi. No obstante, los ayer blanquiazules osaron a devolver el golpe. Y por partida doble. Primero un tiro lejano de Floro Flores y luego, de forma más clara, un chut de Mikel Rico que se fue alto por poco. El atrevimiento del Granada era notable. Fue notable durante todo el partido.

Tras un primer cuarto de hora trepidante, el ritmo del choque bajó. Los locales no estaban cómodos ante un Granada muy bien asentado. Los de Anquela no rehuían salir al ataque y se replegaban con mucho sentido.

Los azulgrana, que no necesitan mucho para meter miedo, pudieron marcar en un disparo de Cesc al que respondió magistralmente Toño (22'). A la media hora quien la tuvo fue Siqueira en un contragolpe magistral llevado por Brahimi. Valdés sacó una mano providencial para evitar que saltara la banca.

El Barça, que seguía jugando a empellones, intentó apretar en el tramo final del primer acto. Íñigo López volvió a cruzarse ante Messi y el meta granadinista tuvo que estar muy atento para evitar un autogol de Borja Gómez. La defensa visitante se multiplicó para llegar al descanso con el marcador intacto.

Nada más reanudarse el partido Toño tuvo que responder a un remate cercano de Villa. Tito Vilanova, que no las tenía todas consigo, miró a su banquillo y mandó a Xavi y a Pedro que pusieran orden. El Barça, decidido a volcarse sobre la portería de Toño, obligó a los de Anquela a replegarse sobre su portería.

El Granada salvó el primer arreón azulgrana, que duró diez minutos, y luego se permitió el lujo de estirar líneas para avisar que tenía arrojo para encarar la portería de Valdés.

En dos minutos pudo abrir la lata el cuadro azulgrana por mediación de Messi. Primero Siqueira sacó le sacó un balón al argentino y a continuación fue Toño el que protagonizó una gran parada. El Granada no se amilanó y volvió a poner empeño en jugar lo más lejos de su área. Lo consiguió por momentos. Tanto que el reloj comenzó a ser un aliado. Los nervios se instalaron en la grada del Camp Nou cuando se llegó al minuto 75 sin tener nada que llevarse a la boca.

El técnico local tiró de más artillería, con Tello en sustitución de Adriano. Toño volvió a lucirse ante Cesc. Y más mérito tuvo el alicantino en un remate a quemarropa de Alexis. A falta de diez minutos el sueño de puntuar en el campo del líder seguía vigente. Y más aún. Orellana tuvo la ocasión de mandar un mágico telegrama a Granada con tres puntos. Se quedó solo ante Valdés, pero no pudo con la presencia del internacional. Toño, mientras, a lo suyo, empeñado en firmar el partido de su vida. Y lo hizo a pesar de encajar el gol de Xavi. No pudo hacer nada.

Reacción el cuadro granadinista con valentía y se lanzó a por el empate. Y ante el Barça tanta osadía se paga. Pudo ampliar el marracador Pedro y, sobre todo, Messi, que envió un balón al poste. Tuvo que ser la mala suerte, que se apoderó en la bota de Borja Gómez, la que sellara un resultado tan lógico como injusto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios