Menos mal que esto es 'Spain'

  • Alcanzan los equipos granadinos más emparentados con la élite un periodo corto pero necesario para recargar pilas, olvidar lo malo y aferrarse a lo bueno. No como en Inglaterra, que en Navidad no se para

España no es Inglaterra, y aquí casi todo el fútbol se acaba por Navidad. Nuestros vecinos guiris tienen otro concepto del asunto. Entienden que un espectáculo para todos los públicos como el futbolístico debe ser especialmente ofertado en las fechas que más gente hay de vacaciones, e incluso se diría que cuando los potenciales espectadores tienen más facilidad para gastar dinero. Así, hay partidos oficiales casi todos los días del periodo navideño, con los estadios repletos. El peaje lo pagan los futbolistas, con gusto o sin él, pues bastante cobran como para no protestar. En España el rollo es otro. Ahora estaremos varios días sin fútbol, con lo traumático que resulta eso para ciertas personas. Pero nos debe venir bien, que los nuestros han acabado el año más bien regular. A ver si cargan bien las pilas, que el invierno será duro.

l EN LA MEDIA

Hacía tiempo que no se recordaba una categoría tan imprevisible como el Grupo IV de Segunda B de esta campaña. Es reseñable que, por ejemplo, y con casi una mitad de la Liga consumida, entre el cuarto clasificado -el Granada CF- y el duodécimo haya sólo cuatro puntos de diferencia. Por abajo la situación es similar, ya que a estas alturas suele haber ya uno o un par de candidatos claros al descenso. Que en los puestos 14, 15, 17 y 18 estén equipos como el Lorca, el Portuense, el Marbella o el Real Jaén lo dice todo. El Granada CF se está mostrando como su técnico: es muy difícil verlo perder un partido. De hecho acaba el año como el que menos pierde (junto al Ceuta y el Lucena, tres encuentros), pero también es de los que más empata, pues ha firmado ocho igualadas. La media de puntos y los guarismos nos permiten ser optimistas para entrar en la fase de ascenso. Pero por el momento todos debemos pararnos ahí. Luego, ya se verá.

l NI TAN BUENOS NI...

También va sobrado el Granada 74 para cumplir con su objetivo, el de la permanencia, pero es cierto que las dos últimas derrotas ligueras han pinchado algo el globo de ilusión que se infló tras ganar cuatro partidos seguidos y rozar con los dedos las plazas de ascenso a ¡Primera! La goleada de Vigo no tiene más trascendencia que los tres puntos que se perdieron, pues el resultado es bastante irreal. De no haber sido así tampoco habría que preocuparse. El Celta viene de Primera y es uno de los grandes, no hay que olvidarlo.

l 50 PUNTOS, 50

Ningún elemento de la plantilla ha perdido de vista la cifra de 50 puntos, a la que hay que aferrarse para no pasar apuros. Todos saben que perder dos partidos es descender seis o siete puestos en la tabla, y que ganarlos puede significar más o menos lo mismo, pero a la inversa. Gente como Torrecilla, Falcón, Juanlu, Jaime, Benja... que llevan muchos años en esta categoría, son los primeros dolidos al recibir cuatro goles y encima ser televisado el dichoso partido por Canal Plus. Hablar con alguno de ellos sin embargo es recuperar enseguida el contacto con la realidad, y comprobar de primera mano que son ellos los primeros conscientes de dónde están, a qué se aspira realmente y con qué se puede soñar.

l IMPOTENTES

Imposible. Ni del norte ni del sur, ni de izquierdas o de derechas, que el Baza se nota impotente para ganar en casa. El sábado volvió a perder una final, esta vez contra uno de los del vagón de cola, el Marbella de Oli, que con un juego ramplón, sin apenas arriesgar y con muchas carencias, a punto estuvo de llevarse los tres puntos. Y volvemos a repetirlo una vez más, el equipo que no gana en casa, desciende.

l MENS SANA

Respondía Urbano en la rueda de prensa tras el partido que la cabeza de sus jugadores les perjudica de manera importante, tanto así que llegó a afirmar que incluso les perjudica en el rendimiento físico en la última parte de los partidos. Bien, pues descubierto esto, también habrá que empezar por fortalecer la mente de los jugadores, pero con profesionalidad, porque lo de la plantación de ajos en las porterías del Constantino, como científico y sobre todo efectivo, nada de nada.

l REFUERZOS

Y un buen refuerzo pueden ser las vacaciones. Que las mentes y los músculos se despejen puede ser un buen medicamento para que se consiga cambiar el ritmo negativo. Pero sobre todo, y esto es hoy por hoy imprescindible, el mejor refuerzo será de jugadores contrastados en la categoría que deben de venir en el mercado invernal. Desde este diario se han conocido varios movimientos, que no serán desvelados hasta que plasmen la firma en el contrato, o no, pero alguno de ellos parece muy acertado. Tiene buena pinta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios