COVIRÁN GRANADA

Qué mal ha sentado el liderato

  • En sólo cuatro días el conjunto de Pablo Pin ha caído desde la primera plaza a la cuarta

Fue hacer cumbre y no aguantar mucho arriba. El Covirán Granada se ha dado un chute de realidad la pasada semana, en la que de golpe y porrazo ha sumado dos derrotas consecutivas que le han llevado a bajar escalones en la tabla de clasificación. Lo peor no es que haya caído hasta la cuarta posición en apenas cuatro días, sino que a día de hoy está a dos victorias del primer clasificado, que no es otro que el Albacete, precisamente el equipo al que rendirá visita el conjunto que dirige Pablo Pin este sábado. Ni qué decir tiene que los granadinos tendrán que hacer los deberes para no quedarse muy descolgados a las primeras de cambio esta temporada. Los manchegos tienen un balance de 7/1 que contrasta con el 5/3 del Covirán. Es muy pronto, pero la necesidad obligará a dar otra imagen a la ofrecida la pasada semana.

dos veces cruz

El miércoles el Covirán no supo defender el liderato en la cancha del también conjunto manchego de La Roda, un recién ascendido a le LEB Plata. El sábado se presentó la oportunidad de deshacer el entuerto en el Palacio de Deportes ante el Real Murcia y otra vez volvió a salir cruz.

la defensa no es todo

Desde el Covirán se vende mucho que el trabajo de la retaguardia es como un signo de identidad que Pin ha inculcado en los suyos. El propio técnico, conocedor de que no sólo del pan vive el hombre, a la conclusión del partido ante el Morón ya dijo que cuando su equipo ataque bien entonces sería la pera limonera. Pero ese día aún no ha llegado, al menos contra equipos de la parte media y alta de la tabla. Ante el Murcia pasó, aunque lo que más pesó fue la sangría que supuso los 18 balones que se perdieron. Así es complicado.

¿COMPENSADA?

Me refiero a la plantilla nazarí. Los binomios ataque/defensa y fuera/dentro no parecen que anden parejos. De momento, el equipo defiende mejor que ataca y tiene más argumentos fuera de la zona que en la 'pintura'. Esta falta de equilibrio condiciona mucho y puede dar al traste con la temporada, si es que el objetivo sigue siendo subir de categoría. Insisto en que la apuesta de jugar sin lo que todos entendemos como un 'americano', independientemente de la nacionalidad, es arriesgada. A veces, quien no arriesga no sale adelante, pero otras veces el que arriesga se estrella. Habrá que esperar que éste no sea el caso para el Covirán. Y si lo fuera, hay tiempo para reaccionar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios