Olimpismo · Polémica

La visita norcoreana a Corea del Sur para los JJOO de invierno desata protestas en Seúl

  • Quema de banderas de Corea del Norte y fotos del líder Kim Jong-un por parte de manifestantes de sus vecinos del sur

Quema de un retrato del líder norcoreano y la bandera del país Quema de un retrato del líder norcoreano y la bandera del país

Quema de un retrato del líder norcoreano y la bandera del país / Efe

Manifestantes quemaron este lunes en Seúl banderas de Corea del Norte y fotos del líder Kim Jong-un en protesta por la participación del país vecino en los JJOO y coincidiendo con la visita de una avanzadilla norcoreana que ha estado marcada por la extrema seguridad.

La manifestación fue convocada por el grupo de extrema derecha Partido de Patriotas Coreanos frente a la estación central de tren de Seúl, donde estaba prevista la llegada de la representación norcoreana.

En la escalinata frente a la icónica estación los congregados quemaron una foto del líder norcoreano y la bandera del país vecino, y leyeron un comunicado en protesta por la visita y por los acuerdos alcanzados entre ambos países para que el Norte tome parte en los JJOO que se celebran en el condado surcoreano de PyeongChang.

"Los Juegos Olímpicos invernales de PyeongChang se están convirtiendo en los Juegos Olímpicos de Pyongyang y Kim Jong-un, que promueve su régimen y su armamento nuclear", rezaba el texto leído, según recoge la agencia Yonhap.

Entre los símbolos quemados por los manifestantes también se contó la llamada bandera "unificada".

Además de la participación norcoreana en PyeongChang, los dos países, que técnicamente están en guerra desde los 50, han decidido en sus encuentros de alto nivel de principios de mes que desfilarán juntos en la inauguración bajo la mencionada bandera "unificada" y que formarán un equipo conjunto de hockey hielo femenino.

Ambas resoluciones, impulsadas por el Gobierno del liberal surcoreano Moon Jae-in, han desatado en la franja meridional de la península las críticas de los grupos conservadores.

También, en lo que respecta al caso del equipo conjunto, muchos surcoreanos consideran injusta para las jugadoras del Sur la decisión de incluir forzosamente atletas del equipo del Norte, que originalmente no se había clasificado para PyeongChang.

El propio Moon instó hoy en una reunión con su equipo presidencial a lograr un mayor apoyo de la opinión pública para la participación norcoreana en PyeongChang, un evento que ha servido para que las dos Coreas "se sienten a hablar cara a cara" por primera vez tras años de desencuentros.

"Pido a la gente que muestre su apoyo para proteger e incrementar el diálogo (intercoreano) como si se tratara de una vela en plena ventisca, ya que no sabemos cuando vamos a poder crear de nuevo una oportunidad así", dijo.

También pidió apoyo en este sentido a los medios y al espectro político, ya que, según él, el objetivo es lograr "que el diálogo Sur-Norte conduzca a conversaciones entre EEUU y Corea del Norte" para que se impongan así "la paz y la prosperidad" en la península.

Por su parte, la delegación norcoreana llegó en un tren especialmente fletado a Seúl procedente de Gangneung, ciudad de la costa nororiental surcoreana que será una de las sedes de los Juegos, y visitó en la capital varios auditorios antes de cruzar de vuelta la frontera hacia Corea del Norte.

El grupo de siete norcoreanos ha revisado distintos recintos en ambas localidades, en las cuales tiene previsto actuar durante la cita deportiva la orquesta norteña Samjiyon, que consta de unos 140 músicos.

Hyon Son-wol, la líder de la orquesta -creada especialmente para los Juegos- y del grupo Moranbong -la banda norcoreana más popular y promovida por el líder Kim Jong-un- ha liderado la representación norcoreana y captado la mayor parte de la atención mediática.

Sin embargo, Hyon, de la que los medios surcoreanos han rumoreado que fue pareja de Kim Jong-un, ha tratado de mantener un perfil bajo y ha guardado absoluto silencio cada vez que los periodistas surcoreanos han logrado preguntarle algo desde el otro lado del nutrido cinturón de seguridad que ha rodeado al grupo en el viaje.

A la visita de esta avanzadilla, la primera de ciudadanos norcoreanos al Sur desde la llegada al poder del presidente Moon Jae-in el pasado mayo, responderá Seúl mañana con el envío de una delegación de 12 personas al Norte.

Ahí permanecerán durante tres días para visitar el Monte Kumgang y la estación de esquí de Masikryong, donde está previsto que las dos Coreas realicen actos culturales y entrenamientos deportivos conjuntos antes de que comiencen los Juegos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios