A octavos de final sin paliativos

  • A los 36 minutos el Real Madrid ya vencía 3-0 y dejaba sentenciado su primer puesto en la clasificación de su grupo

El Real Madrid rompió con el pasado y selló su pase como primero de grupo a octavos de final de Liga de Campeones, con festival goleador y diversión en el estadio Santiago Bernabéu, a costa de un débil Lazio, el día que Bernd Schuster castigó a Guti en un encuentro vital.

Bernd Schuster premia el momento de sus jugadores. Por eso, la suplencia de Guti es un castigo en toda regla. Nunca lo reconocerá el técnico alemán, pero la expulsión del segundo capitán ante el Murcia le está pasando factura.

Nació el partido con un Real Madrid dubitativo y un Lazio lanzado. Los italianos pisaron en tres ocasiones el área de Casillas, en una de ellas con remate de Rocchi pegado al palo. Pero apareció Baptista e instaló la calma. Recibió el balón en el minuto 13, en la frontal con el gol dibujado en su cabeza. Lo plasmó a la perfección. Control orientado, un toque para armar el disparo y gol. Tres minutos después el Lazio se tambaleó y el más listo de la clase, Raúl, lo aprovechó. El capitán madridista engordó sus números como máximo goleador de la historia de Liga de Campeones y marcó, de cabeza, su tanto 59 tras jugada de estrategia en un saque de esquina.

El Lazio, blando en defensa y con poca pegada, se despidió de Europa concediendo un gol, el tercero, de patio de colegio. Van Nistelrooy tuvo tiempo dentro del área para pensar y regalar el gol a Robinho.

El madridismo estaba satisfecho y Schuster concedió descanso a Sneijder y Robinho. Saltaba Guti en la reanudación con el gesto torcido, para demostrar que es compatible con Baptista. Se divirtió el Real Madrid en el inició de la segunda parte, antes de dejarse llevar por el resultado. Guti dio velocidad y precisión en el pase. Robben puso las ganas de agradar. Van Nistelrooy y Robben perdonaron y el equipo italiano aprovechó un despiste para marcar.

Poco importaba para un Real Madrid, primero de grupo, jugará el encuentro de vuelta en su estadio, donde gana todo lo que juega y, sin embargo, se corea el nombre de Casillas. Ayer cerró el partido salvando un penalti.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios