El palco también pide ampliarse

  • La zona de autoridades del estadio de Los Cármenes, al igual que el resto de gradas, se queda pequeño para tanta personalidad · Falta en alcalde, que 'tenía' mejores planes que apoyar al Granada CF

Comentarios 1

Si para la ocasión de ayer, el estadio de Los Cármenes se quedó chico (como siempre en las grandes ocasiones), en el palco de autoridades, todos los merecedores de un puesto en el mismo, vivieron el partido como sardinas en lata. Que no eran de Vigo, precisamente. No cabía ni el centímetro que le faltó a Dani Benítez en el penalti. Estaba prácticamente toda la 'gente guapa' de Granada y provincia. Todos menos uno: José Torres Hurtado. El alcalde, tal y como adelantó Granada Hoy, tenía mejores planes para ayer. Mejores que estar donde toda la población quisiera que hubiera estado. Al reelegido primer edil no le interesa, al parecer, apoyar al equipo de la ciudad para que suba a Primera División. Es su elección.

Se le echó de menos a Torres Hurtado, ciertamente, pero su ausencia no empaña a los que estuvieron. En primera fila, figuras más insignes del Gobierno. Inconfundible la cabellera rojiza de Francisca Pleguezuelos, gerente del Milenio de Granada, quizás a la que se le veía un rostro más relajado y risueño de todos. También, aunque algo más atrás, el subdelegado del Gobierno, Antonio Cruz, uno de los asiduos a la zona VIP.

El más granadinista de todos demostró ser Paco Cuenca, concejal del Partido Socialista. Durante la campaña electoral mostró a las claras sus preferencias rojiblancas: apoyo al club, ampliación inmediata del estadio. Algunos seguidores recelaban de él, pero fue el único que ayer se atrevió a romper el protocolo de la zona privilegiada. Con bufanda al cuello, Cuenca entró en el palco. La gran cortada de rollo fue que le sentaron junto al presidente del Celta, Carlos Mouriño. Con lo cual, bufanda al pantalón, que luego saldrá al aire. Una confesión de palco: "El presidente del Celta me ha dicho que pocos campos de Primera y Segunda tienen este ambiente".

El que tuvo un estreno a lo grande fue el nuevo concejal de Deportes, Antonio Granados. Aire para el área. ¿Para mostrar apoyo? "Las relaciones entre el Granada CF y la ciudad siempre tienen que ser buenas", contestaba Granados a una pregunta. Como muestra un botón: hablaba del Granada en primera persona. También era optimista y vaticinó un "vamos a ganar 3-0". Que crezca el sentimiento rojiblanco, también en el Ayuntamiento. Es bueno. Del Partido Popular estaban sus fijos: Juan García Montero, al que se le veía soliviantado, y Vicente Aguilera.

El calor no hizo que se perdieran las formas, al menos hasta el descanso. Pese a que apretaba, las chaquetas perduraron… hasta que llegó a la prórroga. Las camisas no llegaban al cuello, rienda suelta a los nervios. Al que le pasó una mala jugada fue al socio número 2 de la entidad, José Vargas. El conocido 'Caramelo' apenas duró en el partido un cuarto de hora. Una subida de tensión hizo que la Cruz Roja le atendiese. Su nieto y acompañante tranquilizó. "No le pasa nada, ya está bien". Menos mal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios