covirán granada - ÁVILA

Tres partidos, otras tantas finales

  • El conjunto de Pin afronta un duro encuentro ante un rival ya clasificado para 'play offs' que busca tener el factor cancha a su favor

  • Los abulenses han mejorado en la segunda vuelta

Eloy Almazán fue el mejor jugador del Covirán la pasada jornada. Eloy Almazán fue el mejor jugador del Covirán la pasada jornada.

Eloy Almazán fue el mejor jugador del Covirán la pasada jornada.

El Covirán Granada ve cada vez más cerca el objetivo de la LEB Oro pero aunque parezca que está al alcance de la mano, el ascenso directo se ve muy lejano. Sobre todo porque las 'cuentas de la lechera' no servirán de nada si hoy, ante su público, no saca el choque adelante que tiene ante Ávila.

A los de Pablo Pin le restan tres partidos para concluir la temporada regular, dos de ellos en casa y una dura salida a Navarra, pero cuentan con el average particular a favor ante La Roda, por lo que dependen de sí mismos para ascender. Tres finales y un calendario más complicado que su rival manchego, que también jugará dos encuentros ante su público, por lo que todo hace indicar que habrá que ganar todos los partidos para cambiar de categoría por la vía rápida.

Se espera un buen ambiente en el Palacio tras la promoción conjunta con el Granada

El primero de ellos lo disputa ante un rival que llega en un buen momento, que está cuarto en la tabla clasificatoria y busca ser cabeza de serie al menos en la primera ronda de play off, objetivo que tiene al alcance de la mano. Un duro rival que a buen seguro no le pondrá las cosas fáciles a un equipo, el rojinegro, que ha repetido la mejor racha de resultados de la temporada con ocho victorias en nueve partidos y que podría superarla hoy.

El plan de Pin de repartir minutos a lo largo de curso está comenzando a dar sus frutos. Todos los jugadores del plantel están llegando en un buen momento a la recta final, aportan todos como ha quedado reflejado en las tres últimas citas y se sienten importantes. De hecho, el descenso en el rendimiento de un jugador fundamental como Carlos de Cobos, que ha bajado algo sus prestaciones sobre todo en anotación, apenas se nota como quedó demostrado en León, donde Germán Martínez rindió a buen nivel cuando tuvo que jugar de base. Alo Marín cada vez tiene más importancia y, por ejemplo, Ferrán Torres cada vez que sale aprovecha los minutos, al igual que Nguirane. En definitiva, un bloque al que cuando sale concentrado y se pone el mono de trabajo en defensa, es muy complicado superar.

FUENTE: LEBPLATA. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: LEBPLATA. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: LEBPLATA. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. / álex cámara

Y hoy tendrá que hacerlo de nuevo pues enfrente tendrá a un rival que ha logrado seis de sus 17 victorias fuera de casa y que ha tenido muy pocos movimientos en su plantilla a lo largo de la campaña. Tan sólo se marchó el joven base Pau Monroig incorporando en los últimos días del mercado al potente escolta ugandés Robinson Opong Odoch. Canadiense de nacimiento, de 28 años, 1,91 metros, fue drafteado por la NBA en el 2014 tras su paso por la NCAA -en las filas de Long Island y Roger State-, durante la 2016-17 Opong jugó en las filas del Saint John Riptide de la Canadian NBL. Cinco partidos lleva con los de Sergio Jiménez con unos malos porcentajes y un total de -1 de valoración.

Quien probablemente no pise la cancha del Palacio de Deportes es el 'armario' brasileño Sidnei de Santana. Sidao, como se le conoce, arrastra problemas físicos y aunque ya ha entrado en la dinámica del grupo en los entrenamientos, desde la entidad abulense se le prefiere reservar para los play offs pues se trata de un pívot dominante gracias a sus 2,15 de altura. De hecho, en el duelo de la primera vuelta terminó siendo el más valorado al sumar 10 puntos y 14 rebotes.

No obstante, la ausencia de Santana está siendo bien cubierta por Jon Ander Aramburu, que en su sexta temporada en la categoría está logrando grandes números. Se trata del segundo jugador nacional más valorado tras Fuentes de Plasencia, pero sobre todo está asumiendo el protagonismo que reclamaba tras dos años en Alicante donde su rol no era el de jugador franquicia, algo que sí tiene en Ávila. Promedia casi 13 puntos por partido y seis rebotes.

Pero además, Sergio Jiménez cuenta con el base venezolano Harold Cazorla, que es el 'ladrón' de la competición, puesto que encabeza el apartado de balones robados, con una media de 2,48 por encuentro. Este jugador, además, destaca por su excelente dirección de juego y no está exento de peligro de cara al aro.

En el perímetro, Kyle Hittle tiene buenos porcentajes y en la zona Matt Wilson va muy bien al rebote, por lo que se trata de un rival con muchos argumentos, que trabaja bien defensivamente sobre todo las líneas de pase.

Sin duda, una prueba de fuego para el Covirán que no puede fallar en la antepenúltima cita de la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios