Un penalti injusto deja sin fiesta al Atlético

  • El árbitro, triste protagonista al facilitar el empate del Liverpool en el descuento

Un gol de penalti muy dudoso y protestado por el Atlético de Madrid que anotó el capitán 'red', Steven Gerrard en tiempo de descuento privó ayer en Anfield al equipo madrileño del que hubiese sido un merecido triunfo, tras un buen partido, bien planteado por los rojiblancos. Este resultado deja a ambos muy cerca de los octavos de final de la competición.

Los primeros compases fueron de tanteo. Ambos equipos, tanto el Liverpool como el Atlético, se decantaron por un planteamiento inicial bastante conservador, sin riesgos. Fue a los 15 minutos cuando el Liverpool empezó a avisar. Lo hizo con un pase de Xabi Alonso al irlandés Robbie Keane en una pelota que pudo haber hecho daño a los colchoneros. Fue una fisura de la defensa visitante, que por lo demás se mostró sólida en la zaga.

Sobrado de confianza, la formación de Benítez se soltaba cada vez más. Un pase de Xabi que encontró a Albert Riera como rematador volvió a crear tensión en el área atlética.

Gerrard, el flamante capitán del conjunto anfitrión, en plena forma liderando, templando, controlando desde el centro, Kuyt corriendo por todas partes sin perder de vista a Xabi Alonso, un jugador cada vez más imprescindible para su entrenador.

Pero este derroche ofensivo no le sirvió al once local. Pese a la presión inglesa, fue el Atlético de Aguirre -ayer dirigido desde el banquillo por su segundo, Nacho Ambriz, ante la sanción de la UEFA- el que se puso por delante en el marcador. Lo hizo por mediación del argentino Maxi Rodríguez, que recogió un pase por la derecha de Antonio López en el minuto 37 para sobrepasar a Carraguer y superar a Reina.

Cuando el partido casi expiraba, Leo Franco, magnífico ayer, protagonizó en la recta final un paradón a un disparo de Jamie Carragher y las gradas recibieron con aplausos al suplente del Atlético Luis García, que saltó al campo en lugar de Simao Sabrosa. El momento más tenso llegó en tiempo de descuento, cuando el árbitro sueco Martin Hansson pitó un más que dudoso penalti a Pernía en un lance con Gerrard. Fue un decisión muy protestada por los rojiblancos, que vieron cómo se les escapaba un meritorio triunfo en el último suspiro, merced a la transformación de Gerrard.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios