Una plácida tarde

  • El Real Madrid no afloja y golea al Alavés con dos tantos de Cristiano, otro de Bale y otro de Benzema

El Real Madrid derrotó al Alavés en una demostración de pegada de la BBC el día de su reencuentro en el equipo titular, con doblete de Cristiano Ronaldo, un tanto de Bale jugando al fin en la izquierda y dos asistencias de Benzema.

Zidane volvió a confiar en su tridente ofensivo modificando su distribución. Sin Asensio regresaba al once Bale y el momento dulce de Lucas Vázquez, máximo asistente madridista, obligaba a continuar con un 1-4-4-2 en el que, al fin, el galés jugaría en su zona natural.

El Alavés llegaba en el mejor momento de su temporada, con tres victorias seguidas. Ello le permitió salir con confianza, con líneas unidas y las ideas claras.

El partido se trabó por continuos parones. Una mala caída de Pedraza tras chocar con Carvajal le dañó el brazo derecho. Hernán Pérez recibió un golpe involuntario de Theo Hernández en la cabeza, y Keylor Navas, un pisotón en la mano derecha.

Benzema, capaz de lo peor y de lo mejor, falló la ocasión más clara del primer acto, un contragolpe letal que no supo culminar. Pero corrigió su error más tarde con una gran asistencia en el primer gol.

La presión alta del Madrid castigó cualquier error del Alavés, que pudo adelantarse de no haber sido por el acierto de Keylor Navas, que respondió a un disparo de Guidetti y con una estirada con mano firme abajo al latigazo de Pedraza.

A un minuto del descanso, Pacheco jugó con fuego ante Bale, perdiendo el balón en área chica. Nada pudo hacer ante el disparo seco de Cristiano.

Nada más arrancar el segundo acto, Benzema vio la elegante carrera de Bale, que definía con precisión, con el interior de su pie izquierdo, para sentenciar el duelo.

Cualquier plan de reacción de Abelardo se derrumbaba y su posterior valentía le acabaría costando la goleada. El tanto que lo metiese en el partido no llegó en los intentos de Sobrino y con espacios el Madrid encontró una autopista hacia el disfrute.

Benzema dejó acciones de calidad y fue castigado cuando marcó, pues el colegiado se lo anuló aun estando en posición legal.

Cristiano firmó su doblete libre de marca en una acción que nacía de nuevo en Kovacic, dueño del centro del campo.

Pudo frenar el Madrid por el calendario cargado de partidos, pero los goles le dan la moral que le faltaba. Dani Ceballos jugó los minutos que le faltaron en Leganés y Cristiano premió la actuación de Benzema regalándole el penalti que cerraba una nueva goleada blanca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios