Granada cf | barcelona b · marcaje

Un póker para la historia

  • Geijo consigue por primera vez en su carrera cuatro goles y rompe registros tras marcar once tantos en doce partidos · Se coloca como Pichichi en solitario

Comentarios 0

Pepe Parejo ya se fijó en el grandullón Álex Geijo hace más de ocho años, en el verano de 2002, cuando pocos conocían al actual máximo goleador de la Segunda División y el ahora inactivo técnico era el encargado de fabricar, echar a rodar y tripular la errante nave rojiblanca. Parejo, que suele tener buen ojo, demostró con aquella apuesta que no se equivocaba. La espina que se le pudo quedar a Geijo después de aquella historia que no llegó a fraguar se la está sacando con creces, ahora, casi una década después.

El ariete venía de jugar 27 partidos repartidos en dos temporadas en la Primera División suiza, con el exiguo registro de un gol, anotado para el club con el que debutó, el Neuchatel. Parejo, como suele recordar de vez en cuando, atendió, alojó y sufragó de su bolsillo la estancia de Geijo en Granada. El futbolista vino junto a su padre y se quedó varios días en la ciudad, con un acuerdo cerrado para vestirse de rojiblanco que nunca llegó a confirmarse por culpa de los tristes acontecimientos que arrancarían al club de la categoría de bronce. Aquella nave no llegó a despegar en Segunda B tras el vergonzoso impago que condenó al equipo al descenso a Tercera. Parejo se quedó, 'bienimprovisó' con Antonio Raya un equipo para la Tercera en un par de ratos, y la posibilidad de que aquel hispano-suizo de 20 años con dificultades para hablar en castellano jugara para el Granada se esfumó. Geijo se enroló en el filial del Málaga, en Segunda B, y aquella campaña marcó goles de todos los colores, un total de 17, lo que le valió para debutar en Primera con el primer equipo malaguista. Después de pasar por el propio Málaga (6 temporadas en total), el Xerez (2), el Levante (2) el Racing de Santander (1) y el Udinese (1), no ha vuelto a igualar aquel registro anotador. Aunque, muy mal se le tiene que dar esta campaña para no superarlo, después de haber anotado, con los cuatro de ayer, once goles en doce partidos.

La cotización de Geijo sube como la espuma, aunque ni el futbolista ni Pina piensan en otra cosa que no sea seguir marcando goles para el Granada. El delantero centro suma al triplete anotado hace dos jornadas frente al Xerez un póker de tantos infligido al Barcelona B. Para ambos hitos ha contado con la inestimable colaboración de sus compañeros de ataque, con especial relevancia en el gran asistente que es Abel Gómez.

Convertido en el delantero de moda en la Segunda División, los registros de Geijo rompen marcas que se mantenían vigentes desde hace años, además de la personal, pues nunca antes había marcado cuatro goles en un partido en categoría profesional.

Dos ejemplos: hacía quince años que un futbolista no llevaba 11 goles en los 12 primeros partidos en Segunda División. El último en conseguirlo fue Moisés (Leganés), en la 96/97. Además, desde la 98/99 nadie anotaba en Segunda un triplete y un tetraplete en una misma temporada. Lo logró Sequeiros (Atlético B). Pero el hambre de Geijo por marcar y el de sus compañeros por ayudarle se antoja insaciable. Con lo que queda todavía por delante, todo indica que más marcas quedarán fulminadas.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios