Las primas de los países, del dinero a la nada

Un millón al mes por el oro olímpico y durante toda la vida. Es lo que se llevarán los surcoreanos que triunfen en los Juegos, aunque tampoco es que esa cantidad dé para una vida de lujos, ya que un millón de won son unos 750 euros.

Quizá sea más atractivo para los deportistas anfitriones librarse del servicio militar si se obtienen una medalla. En los premios que ofrecen a sus deportistas, algunos países son ingeniosos, otros generosos y alguno incluso avaros.

Entre los generosos pueden incluirse los italianos. Un campeón olímpico recibe 150.000 euros de inmediato y otros 30.000 durante cuatro años. Para plata y bronce hay normas similares pero con algún dinero menos. También los letones, con 140.000 euros por el oro, y los lituanos, que recompensan la victoria con 140.000 euros y un coche, están entre los desprendidos.

Además de un premio libre de impuestos de 50.000 euros, cada oro polaco recibe a partir de los 40 años una renta vitalicia y sin cargas. Cada mes se les girarán unos 620 euros, siendo el sueldo medio en Polonia de 1.000 euros.

En la comparación con el fútbol, la prima que reciben los futbolistas de Alemania es sólo un sueño para los olímpicos. Los hombres de Joachim Löw negociaron 350.000 euros para cada uno en caso de defender el título en Rusia. En Pyeongchang, un campeón alemán recibirá 20.000 euros, 15.000 por la plata y 10.000 por el bronce.

Hay otro menos espléndidos: para los medallistas suecos, aparte de fama y honor, no hay nada más. En los Juegos de Río, el comité sueco regaló... la mascota olímpica. Así será también esta vez. Los noruegos tampoco pagarán nada a su nueva estrella del esquí de fondo Johannes Kläbo ni a los otros medallistas. El éxito los habilita, eso sí, para optar a una beca deportiva de 12.000 euros, aunque se reduce si el atleta gana más de 50.000 al año.

Pese a competir bajo bandera neutral, el Gobierno de Putin prevé igualmente premios para sus atletas. El oro se paga a 56.700 euros. Y los campeones reciben además un coche, aunque en Río el primer auto regalado apareció sólo un día después a la venta en internet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios