La prueba del algodón

  • Los peñistas rojiblancos son convocados en Los Cármenes para un simulacro que servirá para decidir si se reduce el espacio entre los asientos · El Ayuntamiento baraja otras dos alternativas para ganar aforo

Comentarios 3

Desconocemos si entre los peñistas harán un casting para elegir a individuos de distinta constitución física, para que no falten los más gruesos, pero el caso es que los asientos de Los Cármenes deben pasar a primera hora de hoy su gran prueba de fuego de cara a la que, se supone, será la solución que se adoptará de forma inminente para incrementar el aforo del estadio municipal con el menor coste posible. El propio alcalde, José Torres Hurtado, que no es precisamente un hombre corpulento, acudirá al estadio hoy para verificar de primera mano cómo quedarían las butacas una vez aplicado el acercamiento entre las mismas. Todo apunta a que habrá entente y se elegirá éste, el plan A de los tres que tiene pensados el equipo de gestores municipales para acometer la necesaria, aunque mínima, ampliación de los graderíos. Con todo, y siendo optimistas, no se ganarían más de 3.000 localidades, algo que, visto lo visto, tampoco estaría tan mal.

El debate está en la calle y los aficionados están divididos, por lo que la opinión de los peñistas que acudirán hoy a la gran prueba de los asientos se antoja muy importante, ya que será muy tenida en cuenta por los políticos para tomar una decisión. El simulacro se realizará en una pequeña parcela ya remodelada del sector A, después de que la empresa que se encargaría de la operación de ampliación (gran especialista en el ramo, avisan desde el ayuntamiento) haya preparado una fila de asientos con las nuevas medidas entre ellos.

Las conversaciones entre Gegsa y el Granada CF se han intensificado en los últimos días y ayer volvieron a ser un hecho. En el club existe mucha urgencia y premura, pues de la configuración final de los graderíos dependerá toda la campaña de socios. Hasta que no se sepa cuántas butacas habrá disponibles no podrán salir los abonos a la venta ni se podrá tener una estimación fiable de los ingresos a presupuestar en concepto de taquillas.

Es por eso que todo se ha acelerado y que se ha convocado a la prensa y a los peñistas para la mañana de hoy pese a que ayer todavía se estaban estudiando las distintas normativas que se deben cumplir de cara a la nueva configuración de los asientos. La documentación, referente a la Ley de Espectáculos, a la normativa de la Junta de Andalucía y a las reglamentaciones de la FIFA y la UEFA, estaba siendo estudiada, según fuentes oficiales, por los servicios jurídicos municipales.

Los defensores de la medida arguyen que en los grandes campos de Primera División, como el Santiago Bernabéu, el Camp Nou o Mestalla, la separación entre los asientos es mucho menor de la que actualmente tienen las butacas de Los Cármenes, lo que validaría el plan municipal y se supone que descartaría cualquier traba legal. En total, y aunque la cifra real no ha trascendido de forma oficial, con esta medida el aforo del estadio se incrementaría en un máximo de entre 2.500 y 3.000 localidades. Y, en teoría, costará mucho menos que lo presupuestado por el propio gobierno municipal para el cierre de las esquinas (2,5 millones para ganar 3.060 asientos, según anunció en febrero el propio alcalde).

La de reducir la distancia entre las butacas solo es una de las tras actuaciones que se barajan como posibles por parte de Gegsa. La segunda es la instalación en diversas zonas del campo de unas gradas supletorias similares a las que se instalan en eventos del calado de la Copa Davis. En ese caso las medidas de seguridad que se deberían cumplir serían más estrictas y la ubicación de las mismas se haría mayormente en los huecos de las cuatro esquinas. La previsión en este caso es que se ganara un menor número de localidades, por lo que gusta menos que el plan A. Incluso, no se descarta una fórmula mixta que contemple reordenar los asientos e instalar algunas gradas de las reseñadas. La última posibilidad es la que menos aforo aportaría, y situaría nuevas filas de asientos en el anillo superior, reduciendo el espacio en varios de los pasillos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios