El puñetazo de Carla

Carla Suárez se mide hoy ante Venus Williams, pentacampeona de Wimbledon, por un puesto en los cuartos de final y su entrenador, Xavi Budó, cree que está preparada, y lo único que necesita es dar "un puñetazo sobre de la mesa".

Budó ve a la jugadora canaria consolidada ya entre las diez mejores, acostumbrada a la hierba, tras alcanzar hace dos semanas las semifinales de Birmingham, y lo más importante, con ambición de hacer algo grande.

Será el séptimo enfrentamiento entre ambas, con un empate a tres triunfos, y la segunda vez que ambas se midan en Wimbledon. En la primera, en 2009, Venus se impuso por 6-0 y 6-4. Carla ha llegado ya a todos los cuartos del resto de torneos del Grand Slam: una vez en Australia (2009), dos en Roland Garros (2008 y 2014) y una en el Abierto de EEUU (2013). En el All England su mejor marca fueron hace tres años los octavos.

"Hemos consolidado que el patrón de juego de Carla sea más agresivo y esto es lo que le ha dado un puesto arriba", dice Budó. "Queremos es que sea más constante. A Carla le falta dar un puñetazo encima de la mesa. Consolidar un carácter más competitivo", analiza.

"Lo que trabajamos con ella es que no pueda vivir siempre de las sensaciones. Ella tiene muchas y necesitamos que viva más de los hábitos competitivos. Conversamos con ella mucho fuera de la pista para inculcárselo", comenta el técnico.

Budó cree que Carla está ya lo suficientemente amoldada a vivir en territorios como el que pisa hoy. "Está acostumbtada a jugar en octavos o cuartos de un Grand Slam", dice. "El único paso que le queda es que tiene que creer mucho en ella, que los partidos dependan más de ella, y que se asuste menos con quien tiene enfrente".

"Le falta decir 'aquí estoy yo'. En estas rondas es una lucha de personalidades, de creer en sí misma. Hoy Carla no tiene que magnificar la figura de Venus", profundiza Budó al que le encanta el tema mental.

La victoria sobre Venus pasa por varios puntos. "Para mí hay tres factores clave. Uno, el inicio de jugada, necesitamos que la mayoría de los puntos se jueguen. Hemos trabajado mucho en sacar mucho al cuerpo, cambiar direcciones y restar con agresividad. Y no repetir muchas direcciones para coger el dominio. Hay que tenerla muy en movimiento y desgastarla", explica sobre los aspectos del juego.

"Pero, fundamentalmente, tiene que creer en ella y en los inicios de jugada. Necesitamos que entre un 80.90 % de los puntos se jueguen. Si se juegan, Carla tiene mucha variedad. Lo que no desemamos son puntos cortos y que no haya ritmo", apunta. "Necesitamos lo contrario, que haya mucho ritmo y mucho punto jugado y para eso hay que sacar y restar muy bien", explica Budó, convencido de la victoria de su pupila.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios