Los resultados apremian

  • El Granada se centra en recibir mañana al Espanyol con la dura resaca de la eliminación copera aún sobre la mesa · El técnico rojiblanco puede agotar parte de su crédito si suma una sexta derrota en siete partidos

¿Se la juega Anquela el domingo ante el Espanyol? Pese a que Quique Pina, presidente rojiblanco, semanas atrás afirmó que, si por él fuera, renovaba al técnico linarense "tres temporadas más", lo cierto es que la racha de resultados que arrastra el Granada puede forzar los acontecimientos antes que lo que los dirigentes quisieran.

El partido de mañana ante los 'pericos' supone un punto de inflexión en la trayectoria del Granada. De los últimos seis compromisos del equipo rojiblanco en Liga, los de Anquela tan sólo han sido capaces de vencer en uno. El resto, todo derrotas: cinco. Una serie que le ha hecho perder el colchón logrado a finales de septiembre con las victorias ante el Celta de Vigo, en casa, y contra el Mallorca, en el Iberostar Estadi. Contando con la Copa del Rey, el bagaje de Anquela al frente del Granada en ocho partidos es de dos victorias y seis derrotas. ¿Aguantaría perder contra el Espanyol?

La directiva le presta toda la confianza a Anquela, pero por las características del rival de mañana, el linarense podría encarar en Málaga -dentro de una semana- una situación límite si no se sacan los tres puntos. El Espanyol llega como colista de la Liga, con un entrenador nuevo, el 'vasco' Javier Aguirre, que apenas lleva dos entrenamientos con el equipo blanquiazul, y con que atraviesa una crisis institucional en pleno proceso electoral y que se trasladó al terreno de juego.

Por otro lado, la afición del Granada no aguantaría una nueva decepción en casa. Los rojiblancos aún no le han dado una alegría de verdad a su hinchada. De hecho, entre Liga y Copa del Rey, la grada rojiblanca ha visto sólo dos victorias, una en el torneo de la regularidad, y con malas sensaciones, ante el Celta de Vigo y la del jueves ante el Zaragoza, que no sirvió de nada puesto que eliminaba al equipo de la competición del K.O.; dos empates contra el Sevilla y el Deportivo de La Coruña; y tres derrotas, además consecutivas (Zaragoza, Athletic y Atlético de Madrid). Se resume en que el Granada no saca puntos de Los Cármenes desde el 30 de septiembre. Demasiado tiempo para un equipo que quiere mantenerse en primera. Un jarro de agua fría letal para la relación Anquela-plantilla-afición si mañana no se le gana al Espanyol.

A todo esto se suman las sensaciones del Granada. Al conjunto le cuesta mostrar un guión de juego predefinido, y le marcan las lesiones. La de Brahimi altera el libro de ruta del juego con pelota y, como el jueves en Copa, obliga a Anquela a soluciones alternativas. El centro del campo no fue dinamizador del juego ante el Zaragoza y se explotaron las bandas como vía de acceso al gol. Otra cosa será el patrón que se vea mañana en Liga. Si vuelve Orellana con el nivel de juego que está demostrando hasta el momento, y sus compañeros no aportan el punto de chispa necesario para enchufarse, volver a la imagen dada la pasada semana en Valladolid sería letal.

Por imagen y, sobre todo resultados, Anquela pone mañana parte de su crédito en liza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios