2013, rumbo a un futuro a lo desconocido

La Fórmula 1 enfila un rumbo a lo desconocido, porque muchas cuestiones fundamentales aún no tienen respuesta para 2013. A dos meses del final de la temporada no se cuenta con un nuevo acuerdo base con los equipos, varios puntos del reglamento siguen sin aclararse y negros nubarrones se ciernen sobre el calendario. A ello se suma el debate sin solución sobre la necesaria reducción de costos.

Desde hace meses, el dueño de los derechos de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, regatea con las escuderías. Pero aún le falta la importante firma de Mercedes. "Queremos ser valorados como debe ser", dijo el director deportivo de la casa alemana, Norbert Haug, antes de la carrera nocturna del domingo. A la escudería germana le enfada que Ferrari, McLaren y Red Bull obtengan más ventajas con el nuevo acuerdo marco. Pero ambas partes están condenadas a entenderse. El consorcio Daimler, matriz de Mercedes, ya dio luz verde para continuar en la Fórmula 1. Mercedes se convertiría así en uno de los seis equipos punteros que por deseo de Ecclestone decidirían sobre el reglamento en lugar de la comisión actual. Pero ello sería a su vez una afrenta para los conjuntos pequeños.

Todas las escuderías están de acuerdo en que hay que reducir gastos en un 30% para no perder escuderías de la parrilla. El problema es que no se ponen de acuerdo sobre un máximo de presupuesto ni sobre el convenio de limitación de recursos, bloqueado por Red Bull y Toro Rosso, por lo que no podrá entrar en vigor en 2013. "Nuestra posición es muy sencilla: la Fórmula 1 no debe ser regida por contables", dijo el jefe de Red Bull, Christian Horner.

Ecclestone anunció un nuevo contrato por cinco años con el Gran Premio de Singapur, pero tres pruebas del calendario de la nueva temporada tambalean: Alemania, Nueva Jersey y Corea del Sur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios