"Me he sentido un granadino más"

  • El ascenso del Granada a la Liga BBVA brinda al ex futbolista linense Juan Vázquez Toledo la posibilidad de revivir su exitoso pasado en el equipo rojiblanco, con el que alcanzó la internacionalidad en 1960

Una parte de La Línea festejó en la noche del sábado el regreso del Granada Club de Fútbol a la élite del balompié español. Un nutrido grupo de incondicionales de la Real Balompédica se había posicionado del lado del Elche por el mal sabor de boca que dejó en ellos el trato que le proporcionaron los seguidores rojiblancos en el partido de vuelta de la eliminatoria por un puesto en Segunda B que enfrentó a Balona y Granada en 2006, resultado en contra de los linenses en la tanda de penaltis que ya forma parte de la historia de la centenaria entidad de La Línea.

Por el contrario, en un rinconcito de la barriada de San Felipe un linense de ochenta y un años ha vivido las eliminatorias de la fase de ascenso a la Liga BBVA "como un granadino más, casi como si aún fuese futbolista", según sus propia definición. Es, nada más y nada menos que Juan Vázquez Toledo, que desembarcó en Los Cármenes en 1958, después de ser campeón de Liga con el Real Madrid y de haber jugado cuatro temporadas en la Unión Deportiva Las Palmas. Además de proclamarse subcampeón de la entonces denominada Copa del Generalísimo, la ciudad de La Alhambra le proporcionó lo que él define como "el momento que siempre había esperado", ya que fue convocado para jugar con la selección española absoluta para disputar un partido amistoso contra Marruecos, el 12 de octubre de 1960, en el que intervino en la segunda parte.

"Creo que había hecho más méritos para ir a la selección durante mi paso por Las Palmas, pero era otros tiempos, no había ni la televisión ni los medios de hoy, aquello estaba muy lejos y mucho era si sabían los resultados, pero luego nadie hablaba más de ti", recuerda.

"Para mí el sábado fue un día maravilloso, porque tengo un gratísimo recuerdo de Granada, del trato que me dieron allí", explica el ex futbolista. "Además de que fui internacional, conseguí muchísimas cosas y tengo que reconocer que durante estas eliminatorias lo he pasado muy mal".

"Pero aún fue el día del partido de vuelta con el Celta, porque intuí que el jugador que falló los dos penaltis [se refiere a Dani Benítez] estaba muy nervioso y antes de lanzar ya estaba avisando al portero de cuáles eran sus intenciones", explica.

"Algo parecido sucedió el día del partido de ida con el Elche con Abel, pero a la hora de la verdad el Granada fue muy superior y en mi opinión su clasificación ha sido merecida", añade. "Es verdad que el gol que le anularon el Elche el sábado era legal, pero esas cosas llevan sucediendo en el fútbol toda la vida".

"Estos días he sentido envidia sana de los futbolistas. Hace cuatro días estaba uno ahí y sin embargo pasan los años... No queda otra que resignarse", señala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios