ciclismo vuelta a andalucía

El sprint premia a Thomas Boudat

  • El francés se impone en la primera etapa de la 64ª Ruta del Sol tras un final vibrante

El francés Thomas Boudat (derecha) entra en la línea de meta situada en el Paseo del Salón de la capital. El francés Thomas Boudat (derecha) entra en la línea de meta situada en el Paseo del Salón de la capital.

El francés Thomas Boudat (derecha) entra en la línea de meta situada en el Paseo del Salón de la capital. / Efe

Al sprint y por los pelos. Tan por los pelos que el primero que levantó las manos en la línea de meta fue el italiano del Team EF Education First, Sacha Modolo. Todo el mundo se fijó en él, pero en realidad fue Thomas Boudat, francés del equipo Direct Energie, quien ascendió hasta lo más alto de la clasificación general de la 64ª Edición de la Vuelta a Andalucía; cuya primera etapa acabó en el Paseo del Salón de la capital tras salir de Mijas. Se cumplió el pronóstico y la llegada fue de infarto, con los ciclistas entrando a más de sesenta kilómetros por hora en la línea de meta. No era la etapa de Chris Froome ni la de Mikel Landa. La montaña hará la primera selección de ciclistas y esquilmará opciones en la salida que hoy mismo tendrá lugar desde Otura. Por eso ni británico ni español, mucho más fuertes en el repecho, aparecieron en un primer final en llano que premiaba más a otro tipo de perfiles.

Lo intentó un voluntarioso Pablo Torres a 5,5 kilómetros para llegar a meta. Atacó fuerte, con fe, y sacó varios segundos al pelotón. Parecía un buen momento para intentar la sorpresa. Con una distancia tan relativamente corta debió pensar que si había que probar suerte, ese era el instante preciso. Su aventura se convirtió en desventura apenas 2.500 metros después, cuando fue engullido por el pelotón. A partir de ahí, quinielas por doquier. En las apuestas entraban nombres como el del danés Michael Valgren Andersen. Pero al final a Boudat y Modolo les acompañó en el podio el galo del Ag2r La Mondiale Clément Venturini en la más larga -con 197 kilómetros- de las cinco etapas de esta 64ª edición de la Vuelta Ciclista a Andalucía.

Modolo se anticipó al levantar los brazos en la línea de meta, pero el ganador fue Boudat

Froome, actualmente investigado por la UCI por exceder en su última Vuelta a España los límites de salbutamol, medicamento que utilizaba al estar aquejado de asma; siempre estuvo bien resguardado en el pelotón. Pasó desapercibido junto al jefe de filas del Movistar en esta Ruta Ciclista del Sol, Mikel Landa. El asfalto dirimirá si el vasco se apunta su primera ronda andaluza o si, por el contrario, es el británico quien suma su segundo título. Será un duelo precioso en la carretera hasta la llegada final en el municipio gaditano de Barbate.

Lluis Mas (Caja Rural), Txomin Juaristi (Fundación Euskadi), Romain Sicard (Direct Energie) y Silvan Dillier (AG2R La Mondiale), a los que después se unió Garikoitz Bravo (Euskadi Murias), se convirtieron en los héroes de la primera jornada de la ronda andaluza. A los tres kilómetros, nada más salir de la localidad malagueña de Mijas, se produjo la escapada del día. Los fugados coronaron la mayoría de las dificultades montañosas y pasaron las metas volantes, porque en todo momento se produjo un entendimiento y los relevos estuvieron coordinados entre ellos. La máxima renta que obtuvieron ascendió a cinco minutos ante un pelotón condescendiente, que dejó maniobrar al quinteto hasta que a falta de 40 kilómetros puso en marcha el tren de caza. El Astana llevó el peso buscando una llegada masiva en Granada para jugar su carta con la rapidez y la experiencia de Luis León Sánchez. En 20 minutos los ciclistas de la formación kazaja neutralizaron la escapada. La segunda etapa, de 140 kilómetros, parte hoy de Otura y acabará en el alto de Las Allanadas, en La Guardia (Jaén).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios