En todas sus manos encomendamos la ACB

  • Jugadores y técnicos velan armas ante el vital encuentro ante Manresa, que han ganar para no meterse en un lío

Echa uno la vista atrás y recuerda ese partido contra el Joventut en el que el CB Granada se jugó la posibilidad de disputar la Copa del Rey por primera vez en su historia. Eran días de vacas gordas, pero muchas semanas antes Juan José Fernández, periodista de esta casa y gran entendido en el deporte de la canasta, avisaba que todo podía cambiar radicalmente si se lesionaba Borchardt. Dicho y hecho. Ahora son las vacas flacas las que se han procurado sitio. A día de hoy ha quedado claro que la planificación que en su día se hizo tiene más lagunas que lagos hay en Finlandia. El resultado es que lo que podía haber sido una temporada de luces puede oscurecerse si...

l AL FRENTE

Ya habrá tiempo para mirar hacia atrás, aunque esperemos que no sea con el espíritu apagado por las consternación, sino vivo por la crítica. Antes, habrá que ver qué pasa con el CB Granada y lo más inmediato es lo vital: el partido de este domingo frente al Manresa, que es tan importante o más que el que se jugó ante el DKV. Hay que ganar o ganar porque la victoria nos deja con pie y medio en la ACB.

Y los que tienen que vencer son los que están a ras del parqué: los técnicos y los jugadores. Por tanto, está en sus manos... y no en la de los aficionados, que lo más que pueden, y deben, hacer es empujar sin desaliento y apoyar sin descanso. Personalmente pienso que las 'CHIKILICUATRADAS' deberían quedar para mejor ocasión. Lo que más debe importar, lo único desde mi punto de vista, es la victoria del equipo, un reto al que no debe quitar ni un ápice de protagonismo la consecución de un récord un tanto, para mí, cutre. Entrar en un oficioso Guinness debería quedar para una ocasión más festiva. Ahora, hay que llenar el Palacio, aunque sea poniendo las entradas a un euro, porque el rival también se la juega y, además, está en un buen momento de forma. El ambiente, repito, tiene que hacer su papel, pero son los jugadores los que han de firmar la victoria.

l A GANAR, A GANAR

Lo que ahora se tercia es derrotar al Manresa. Confío en que Valdeolmillos haya encontrado la forma de tapar en buena parte ese agujero negro en el que se ha convertido el juego interior. Y también en que el vestuario afronte la semana con mentalidad ganadora, que requiere no venirse abajo si algo se tuerce. Esto también vale para la afición, que tiene que entender que por delante hay 40 minutos que no serán un camino de rosas. De Bradley, mejor ni hablar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios