El A400M genera "una gran inquietud" a EADS, que gana un 40% menos hasta marzo

  • Cinco países clientes tantean a Lockheed Martin para obtener un avión sustituto ante a los retrasos

El gigante europeo de aeronáutica y defensa EADS anunció ayer que su beneficio neto cayó un 40% en el primer trimestre del año, al pasar de los 285 millones de euros del mismo periodo de 2008 a los 170 millones de entre enero y marzo este ejercicio. Los ingresos también descendieron un 14%, hasta situarse en 8.467 millones, en tanto que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se redujo un 50%, hasta los 585 millones.

El consorcio atribuye este recorte fundamentalmente a los efectos negativos de los tipos de cambio y a un cargo contable correspondiente al A400M. El consejero delegado del grupo, Louis Gallois, destacó que EADS se mantiene "fuerte", si bien reconoció que el programa del avión militar que se monta en Sevilla, que acumula entre tres y cuatro años de retraso, genera "una gran inquietud". Incluso, admitió la posibilidad de que la revisión de los planes industriales para terminar el programa "generen una carga sustancial en el primer semestre de 2009" que incida en el beneficio neto de explotación.

Aún así, Gallois se mostró confiado en encontrar "soluciones comunes" desde el punto de vista técnico y comercial para "lograr un reparto equilibrado de los riesgos" entre los clientes que participan en el proyecto. "En estos tiempos difíciles continuamos plenamente comprometidos con invertir en nuestro negocio con vistas al largo plazo", señaló.

El grupo destacó en una nota que el avión "está avanzando hacia su primer vuelo", para el que todavía no hay un calendario definido. Respecto a los problemas con los motores, que han provocado parte de los retrasos, EADS señaló que "las pruebas están progresando satisfactoriamente". Precisamente, los siete estados clientes miembros de la Cooperación Europea en materia de armamento (Occar), entre los que se encuentra España, anunciaron recientemente que han acordado un periodo de moratoria de tres meses que culminará a finales del próximo mes de junio.

Por su parte, la compañía aeronáutica estadounidense Lockheed Martin reconoció ayer que ha mantenido conversaciones con cinco naciones clientes del programa del A400M -España, no- sobre la posibilidad de contratar su avión de carga Super Hércules C130J ante el retraso que sufre la aeronave montada en Sevilla.

El director de Marketing para Europa, Bob Dulaney, admitió que han conversado con cinco países, entre ellos Reino Unido, que están estudiando una alternativa al A400M hasta su entrada en servicio, una "solución interina" hasta que el A400M entre en servicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios