La Aiqbe duplica su beneficio pese a la caída de la producción

Duplicar resultados de explotación con un descenso del valor de la producción, sólo está al alcance de un sector muy asentado. Algo así le ha ocurrido a las empresas agrupadas en la Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas que presentó su Informe de Sostenibilidad que certifica su segundo año consecutivo de descenso en el valor de su producción, aunque con un resultado neto de explotación que casi duplica al logrado en el ejercicio de 2014, al pasar de 674 millones de euros a 1.272 millones. Bajadas también en las plantillas tanto de las empresas matrices como las de la industria auxiliar, inversiones récord de 150 millones y unas emisiones y vertidos que marcan hitos históricos por su reducción, son los números más significativos de una memoria que llega en el 30º aniversario de una entidad que aporta 19,5 millones de euros en impuestos a los ayuntamientos de Huelva y Palos y que genera más de dos mil millones en Valor Añadido Bruto y 7.976 empleos.

La bajada de un parámetro tan esencial en el sistema productivo de las 13 entidades que componen la Aiqbe como el precio de las materias primas, está en la raíz que explica que el valor de la producción se haya quedado en 10.056 millones de euros, frente a los 11.836 del ejercicio de 2014, al que se suma el cese de producción que ha sido especialmente notable en el sector de la energía eléctrica. Así, la distribución sectorial de la producción de las entidades agrupadas, queda nuevamente encabezada por el refino de petróleo que supone dos terceras partes de la misa, quedando el resto para la metalurgia del cobre (un 18% frente al 14,5% del año anterior), los productos químicos básicos (12,6%), los fertilizantes (2,3%) y la generación de energía (0,8%), todas ellas tienen en el mercado nacional su principal destino, ya que únicamente el 26% se dirige a otros países. La recuperación de ese mercado nacional, como ya ocurriera en la presentación de los resultados de Cepsa, está en el origen del aumento de beneficios.

Entre las cifras en negro, destaca el incremento de las inversiones, que alcanzan los 150,32 millones de euros frente a los 84 del año 2014 y que elevan hasta los 5.450 millones de euros lo invertido por las empresas en los últimos 21 años, fundamentalmente destinados a los procesos productivos, medioambientales y en la mejora de sus instalaciones.

En el apartado de los números rojos, se encuentran las cifras de empleo, que afectaron por igual a las plantillas propias de las plantas (de nuevo el cese de la fabricación de pasta de papel tiene mucho que ver con ello), como la de la industria auxiliar . Así la primera de ellas se queda en 2.345 puestos de trabajo (de ellos 2.178 de carácter indefinido, el 94%) y las contratas proporcionan 659 empleos. Para un análisis de su influencia en el mercado laboral, hay que sumar 2.735 como empleos indirectos y 2.896 inducidos, lo que deja su efecto multiplicador en 7.976 puestos de trabajo totales.

Especialmente significativa es la aportación de estas empresas a la economía de la provincia. Impuestos, tasas y licencias aportan 19,5 millones a los consistorios de la capital y de Palos de la Frontera, lugares donde están instaladas las plantas de producción. El Valor Añadido Bruto de su actividad, se sitúa en 2.056 millones de euros.

Donde sí han echado el resto, según indica el contenido del informe, es en la reducción progresiva del impacto en el entorno, aunque parte del descenso de emisiones y vertidos se debe al cese de la producción papelera. En este sentido, según reconoció el presidente de Aiqbe, Miguel palacios, "se ha mantenido el nivel necesario en los gastos de control medioambiental y se ha producido un incremento de las inversiones, de acuerdo con el compromiso de mejora continua de las empresas, que muchas veces va más allá del cumplimiento de los límites legales". Así, las inversiones específicamente orientadas a este objetivo fueron de 13,2 millones de euros, lo que supone una inversión acumulada superior a 455 millones en los últimos 11 años.

Palacios quiso destacar también la "implicación en el entorno a través de la colaboración con iniciativas culturales, deportivas, educativas y sociales, que conllevan importantes ayudas económicas bajo la fórmula de patrocinios y acuerdos. En este sentido cabe destacar la cada vez mayor vinculación de las empresas de Aiqbe con las universidades de Huelva". Los asociados han realizado 19 proyectos internos de I+D+i, a los que hay que sumar otros 15 en colaboración con otras entidades. La relación con la comunidad educativa se ha traducido en 15 actividades con todos los niveles educativos y el 69% de las empresas han acogido alumnos en prácticas. En las áreas deportivas, culturales, sociales y medioambientales se han desarrollado 53 actuaciones.

El clúster que Aiqbe forma con la Asociación de Grandes Industrias (AGI) del Campo de Gibraltar, presentes también en el acto de ayer, constituyen uno de los grandes polos industriales de España. Hace cuatro días, la AGI presentó su informe en Algeciras, con unos ingresos de explotación de más de 8.000 millones de euros y una generación de empleo de 8.470 personas en la comarca gaditana, un Valor Añadido Bruto que se quedó en 1.254 millones de euros y una inversión global que asciende por cuarto año consecutivo hasta situarse en 197 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios