Alemania aclara que sólo corresponde a España decidir si pide o no el rescate

  • Berlín afirma que los eurobonos sólo serán posibles "en muchos años", cuando exista una integración fiscal en Europa.

Comentarios 3

La decisión de solicitar o no asistencia financiera internacional corresponde al Gobierno español, según ha asegurado este lunes el portavoz del Ejecutivo de Angela Merkel, Steffen Seibert, en respuesta a las informaciones aparecidas en distintos medios alemanes durante el pasado fin de semana en las que se apuntaba que Berlín estaría presionando al Gobierno español para que acuda ya al fondo de rescate.

"Corresponde a los gobiernos nacionales decidir si recurren al mecanismo de rescate (...) Esto, por supuesto, también es aplicable a España", dijo Seibert durante una rueda de prensa, donde aseguró que el Gobierno español no necesita consejo de su homólogo alemán.  Asimismo, el portavoz del Gobierno alemán apuntó la necesidad de que España aclare las necesidades de fondos para acometer la recapitalización de sus bancos, añadiendo que Europa está lista para ayudar en caso de que fuera necesario.

Por otro lado, Alemania ha insistido en rechazar la emisión de eurobonos a corto plazo y explicó que un instrumento de esa naturaleza sólo se discutiría tras un proceso de integración de varios años. "El Gobierno alemán considera que en este momento la emisión de eurobonos no es la respuesta adecuada a la crisis", ha dicho Seibert.

Preguntado acerca de si serían adecuados en "otro momento", Seibert dijo que tras "un proceso de años" se podría llegar a una situación en que se pudiera pensar en un instrumento semejante. "Creo que aquí ya hemos tenido con frecuencia ese debate y que se ha repetido hasta la saciedad lo que hay que decir sobre el mismo", dijo Seibert, visiblemente irritado, durante la habitual rueda de prensa de los portavoces del Gobierno. "La canciller (alemana) Angela Merkel ha dicho con frecuencia que en los eurobonos sólo se podrían pensar después de un largo proceso de integración europea que tardaría años y al término del cual eventualmente se podría dar una situación en que ese instrumento sería viable", indicó Seibert.

Merkel ha hecho de su rechazo a los eurobonos una de las banderas de su Gobierno por considerar que un instrumento de esa naturaleza comprometería excesivamente a Alemania con la deuda de los países en crisis que además tendrían menos presión para realizar sus ajustes fiscales. Recientemente, la canciller insistió en ese rechazo asegurando que ni siquiera existen bonos comunes de la deuda de los 16 estados federados alemanes -aunque algunos los quisieran- sino sólo títulos de cada uno de ellos y de la federación.

Aunque las dos principales fuerzas de la oposición, el Partido Socialdemócrata (SPD) y Los Verdes, han criticado continuamente la política europea de Merkel en general han evitado hasta ahora una posición clara con respecto a los eurobonos. Dichos títulos, según encuestas de opinión, son rechazados por dos terceras partes de los alemanes.

Una herramienta alternativa ha sido sugerida por el Consejo Asesor de Economistas del Gobierno germano, los llamados Cinco Sabios, que consiste en crear un pacto europeo de amortización de la deuda. Según esa herramienta, que tampoco ha sido asumida como posibilidad inmediata por el Gobierno de Merkel, se formaría una especie de fondo común con la deuda soberana de cada uno de los países de la eurozona que supere el 60 % del producto interior bruto (PIB) respectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios