Alestis negocia la adquisición de la planta de Airbus Military en Cádiz

  • La operación se basa en una confluencia de intereses: la antigua CASA necesita carga de trabajo para su factoría de El Puerto y Alestis persigue la alta tecnología disponible en la planta para fabricar el A350

Sólo han pasado tres meses desde su constitución oficial y Alestis Aerospace ya empieza a poner sus miras más allá de su estructura original. El nuevo consorcio aeronáutico negocia con EADS la adquisición o traspaso de la fábrica de la nueva división Airbus Military (sucesora de la española EADS-CASA) en El Puerto de Santa María. Las conversaciones están en fase inicial pero ya han trascendido algunos detalles de la posible operación y, sobre todo, de la confluencia de intereses de ambas partes.

Por un lado, la compañía aeronáutica europea lleva varios años inmersa en un proceso de externalización de la actividad e impulso de una industria auxiliar con capacidad industrial y financiera suficiente como para asumir contratos de envergadura, tanto a nivel tecnológico como económico. La segunda novedad a nivel organizativo es Airbus Military, filial a la que pertenece el llamado Centro Bahía de Cádiz y que, según el mensaje trasmitido por los responsables nacionales, nace con una prioridad absoluta: "Conseguir nueva carga de trabajo". "Era necesaria una capitalización de la empresa y se llevo a cabo a través de inversiones en maquinaria y tecnología; ahora tenemos los medios pero falta más actividad", según relataron fuentes cercanas al proceso.

Por otro lado, uno de los frutos de este proceso de descentralización es, precisamente, la sociedad andaluza Alestis, contratista de primer nivel del gigante aeronáutico y adjudicataria de dos importantes programas de fabricación del A350: la belly fairing (panza del avión) y el cono de cola. Según las mismas fuentes, el interés de Alestis está centrado en la maquinaria "única" existente en la planta portuense y, en concreto, en dos de las tres líneas de producción: la de fibra de carbono y la de conformado superplástico, una tecnología "puntera a nivel mundial" en la que está especializada la antigua fábrica de EADS-CASA. Estos activos "serían idóneos" para la producción del A350 y, a cambio, Alestis -liderada accionarialmente por la Junta e industrialmente por el Grupo Alcor (SK-10 Andalucía, SK-10 Composites y SK-3000)- aportaría su carga de trabajo. La actual y la futura que pueda obtener tanto de Airbus y EADS, como de otros fabricantes mundiales. Según indicaron, la urgencia de nuevos horizontes de producción es tal que, en caso de no llegar, "la fábrica podría desaparecer en un margen de tres a siete años".

Aunque la operación ya se mascullaba desde hace semanas en círculos del sector, estas primeras pinceladas se filtraron el pasado lunes con motivo de la visita de los nuevos presidentes de Airbus España, Rafael González-Ripoll, y de Airbus Military, Domingo Ureña, a las fábricas de Puerto Real y El Puerto (y se da la paradoja de que Domingo Ureña empezó su carrera aeronáutica en la factoría gaditana). Según las mismas fuentes, los directivos de la compañía aeronáutica explicaron el resultado de la integración en Airbus Military y las estrategias de futuro para mejorar la posición de las fábricas de la Bahía de Cádiz en esta industria tan estratégica como sensible a posibles deslocalizaciones hacia el continente asiático.

En este intenso momento de cambios y posibles reestructuraciones es cuando, además, se produce la primera visita del presidente ejecutivo de EADS, Louis Gallois, a las factorías gaditanas. El máximo dirigente del consorcio europeo conocerá hoy en persona ambos centros productivos y, según el programa previsto, se entrevistará con la dirección, el personal y los comités.

Los sindicatos esperan este momento como agua de mayo porque quieren disipar la "incertidumbre" y "nerviosismo" generados por las primeras noticias y pedirán explicaciones a Louis Gallois. La posición inicial es de "total oposición" porque la incorporación en Alestis supondría la salida de la matriz aeronáutica, lo que, a la postre, multiplicaría el riesgo de una eventual pérdida de esta industria cuando finalicen los contratos actuales o ante una deslocalización. "No estamos luchando por no pertenecer a Alestis, sino por seguir en la matriz y mantener la industria aeronáutica en la Bahía", remarcaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios