Azagra o Marín-Hilinger, entre las compañías andaluzas en dificultades adquiridas por De Cabo

  • El empresario valenciano se hizo en el verano de 2011 con las 200 sociedades de Nueva Rumasa.

Comentarios 1

El empresario valenciano Ángel de Cabo se había especializado en la compra de empresas en quiebra. Sin estudios superiores y tras dar sus primeros pasos profesionales como fontanero, la operación más relevante de Ángel de Cabo en Andalucía fue la adquisición durante el verano de 2011 de las más de 200 compañías que integraban Nueva Rumasa. Entre ellas se encontraban bodegas de centenaria tradición del Marco de Jerez como Garvey, aunque meses después fue apartado de su gestión por el juzgado de lo Mercantil de Cádiz por apreciar riesgo de que se liquidaran los activos para repartir beneficios.

Previamente, el comprador del grupo Marsans se había hecho con la histórica constructora cordobesa Marín-Hilinger a través de la empresa Aszendia en 2009. Ángel de Cabo también adquirió por un euro Azagra, la constructora sevillana adjudicataria de los 13 aparcamientos de residentes fantasma que nunca llegaron a construirse en Sevilla capital y cuyos vecinos afectados llevan seis años esperando que la empresa les devuelva entre 1.000 y 2.000 euros que pagaron como fianza cada uno de ellos para reservar una plaza de aparcamiento. El caso, que se encuentra actualmente, en los tribunales, corresponde a un contrato adjudicado en la etapa del gobierno local anterior (PSOE-IU) al actual de Juan Ignacio Zoido.

Azagra, que está en concurso de acreedores, se presentó al contrato de los aparcamientos sevillanos con MAG-3 bajo la denominación oficial de Equipark, pero no ha parado de hacer cambios societarios: primero se registró como Resipark y ahora como Garsilia SLU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios