El BBVA ve "inevitable" intervenir la banca pero rechaza nacionalizarla

  • Solbes coincide y recuerda que las recapitalizaciones no mejoran necesariamente la salud de las entidades financieras · El Gobierno cree que el G-20 de Londres puede ser un punto de inflexión en la crisis

Comentarios 1

El BBVA considera que es mejor intervenir en la banca que nacionalizarla. El presidente de uno de los principales bancos españoles, Francisco González opinó ayer que es "inevitable" que el Estado intervenga en algunas entidades con problemas para minimizar los efectos negativos de la crisis y acelerar la recuperación. Sobre la concesión de créditos, González subrayó que "un banco responsable no puede conceder créditos más allá de lo que la prudencia exige". Si no fuera así, haría "un flaco favor" a sus clientes y comprometería su solvencia y el futuro de sus accionistas. Aun así, afirmó haber dado instrucciones "muy precisas" a la red de oficinas para "que lo piensen mucho antes de denegar un crédito".

González abogó por la intervención y por utilizar el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), nutrido con los recursos aportados por la propia banca, para sanear entidades y devolver luego al sector privado la entidad ya saneada. Por ello insistió en que las ayudas públicas que puedan recibir bancos y cajas sean "temporales y condicionadas" a un plan de reestructuración de la entidad en cuestión. "En España hasta ahora no ha habido problemas de solvencia, pero la duración y profundidad de la crisis determinará si finalmente habrá problemas de solvencia en algunas entidades, por lo que hay que estar preparado para evitar el mayor impacto", aseveró.

En un contexto tan explícito, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, admitió que "hay que estar preparado para posibles intervenciones" en el sector financiero, si bien señaló que ésta puede ser de muchos tipos y precisó que él es "reacio" a la nacionalización de la banca española. Es decir, frente a las medidas adoptadas por Reino Unido, Francia o Alemania, Moncloa apuesta por acciones indirectas cuyo mejor ejemplo sería hoy la posible fusión entre Unicaja, entidad saneada y con proyección, y Caja Castilla-La Mancha, ahogada por su apuesta en el sector inmobiliario.

El vicepresidente económico reconoció que las recapitalizaciones tienen sentido cuando se realizan para sanear una entidad y para mejorar la situación de las entidades financieras, aunque recordó que "la mayor parte de los bancos que han sido recapitalizados no han terminado en mejores condiciones que los que no lo han sido, sino que han vuelto a tener problemas importantes".

Asimismo, el vicepresidente segundo del Gobierno afirmó que si la cumbre del G-20 que se celebrará en Londres el próximo 2 de abril es un éxito, el segundo semestre ofrecerá mejores perspectivas y se caracterizará por ser un punto de inflexión en la salida de la crisis. Solbes destacó que si en Londres "somos capaces de llegar a conclusiones válidas para la economía global, podemos empezar a pensar en ser más optimistas para encontrar una salida a la crisis".

En todo caso, consideró que las recapitalizaciones "se deben hacer de una forma en que no afecten al mercado".

En este sentido, el también ministro de Economía precisó que "cuando se producen decisiones bilaterales entre diferentes entidades financieras y el Banco de España tiene algo que decir sobre si la entidad resultante de la operación podría ser interesante desde un punto de vista económico, no estamos hablando de intervención". Solbes se refería, claro, a la fusión entre Unicaja y CCM.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios