British Airways, en números rojos tras perder más de 400 millones de euros

  • El presidente de la aerolínea asegura que la fusión con Iberia "continúa".

British Airways ha vuelto a los números rojos por primera vez desde el ejercicio fiscal 2001-2002, con unas pérdidas en el último ejercicio, cerrado el 31 de marzo, de 358 millones de libras (406 millones de euros), frente a un beneficio de 726 millones de libras (824 millones de euros) que alcanzó el año anterior. Las pérdidas en el ejercicio 2001-2002 habían sido de 200 millones de libras. El presidente de la aerolínea, Martin Broughton, ha asegurado que el consejo de administración de la empresa "no puede recomendar el pago de un dividendo" ante una situación "cada vez más difícil". La plantilla ya se vio reducida en 2.500 empleados desde el verano pasado, y la empresa negocia la puesta en marcha de medidas como la congelación salarial, la suspensión del pago de bonos a los directivos o la reducción de jornada. El proceso de fusión con Iberia "continúa", a pesar de que se necesitarán todavía "diversos meses" para que concluya. La presentación de los resultados ha llevado a las acciones de la compañía a una caída del 4,7 por ciento. 

Las pérdidas operativas de la compañía se situaron en el último ejercicio en 220 millones de libras (249 millones de euros) mientras que la facturación se incrementó en un 2,7 por ciento hasta los 8.992 millones de libras (10.207 millones de euros). Broughton ha señalado que las previsiones para el presente ejercicio se mantienen "débiles", a pesar de que los costes por combustible se verán previsiblemente rebajados en 400 millones de libras (453 millones de euros). 

El consejero delegado de la aerolínea, Willie Walsh, ha anunciado que British Airways dejará en tierra 16 aviones, ocho Boeing 747-400 y ocho Boeing 757, con el objetivo de reducir un 4 por ciento la capacidad en invierno. Según ha dicho, la empresa cuenta con "flexibilidad" para seguir reduciendo su flota si fuera necesario y seguirá revisando los planes de expansión. Walsh ha señalado que estos cambios, a los que se podrían añadir otros durante el presente ejercicio fiscal, permitirán a British Airways "obtener beneficios a largo plazo".

A pesar de que la compañía cuenta con 2.5000 empleados menos desde el pasado verano, la aerolínea negocia nuevas medidas para la reducción de costes, como la congelación salarial, no pagar el bono a los directivos o la reducciones de jornada, con carácter temporal o definitivo. 

Tanto el presidente como el consejero delegado de la compañía han asegurado que el proceso de fusión "continúa", a pesar de que necesitará todavía "diversos meses" para concluirse. "Somos optimistas en cuanto a la fusión", ha recalcado el consejero delegado de la aerolínea británica, tras destacar que la fusión aportará "ventajas" a ambas compañías.

Walsh ha indicado en un encuentro con la prensa británica que las negociaciones se están centrando en estos momentos en la ecuación de canje, que tras el aumento del déficit del fondo de pensiones de British Airways y la caída de su capitalización podría ser cada vez más paritaria. En lo referente al fondo de pensiones, la aerolínea ha admitido que debido al ulterior deterioro de los mercados financieros, el déficit del fondo de pensiones se "ha incrementado". British Airways cuenta con un 13,15% de Iberia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios