Bruselas propone anticipar a España 2.200 millones contra el paro

  • La decisión debe ser aprobada por los Veintisiete en la próxima cumbre europea · La OIT advierte que la crisis del empleo se prolongará ocho años si no hay reformas

La Comisión Europea (CE) propuso ayer a los Veintisiete el adelanto de 19.000 millones de euros del Fondo Social Europeo para luchar contra el paro durante 2009 y 2010. Dentro de esta partida, a España le corresponderían unos 2.200 millones de euros, aunque la medida todavía debe ser aprobada por los Veintisiete. La movilización de fondos comunitarios para su uso en "acciones directas y coordinadas contra el desempleo" demuestra "la voluntad de devolver las políticas sociales al corazón de Europa", según destacó el presidente de la Comisión, Jose Manuel Durao Barroso.

De lograr el respaldo de los Veintisiete en la próxima cumbre que se celebrará dentro de dos semanas, estas "ambiciosas" iniciativas "podrían marcar la diferencia" para frenar la rápida destrucción de empleos en la Unión Europea, afirmó Barroso.

Los países deberán destinar los fondos a medidas concretas para dinamizar el mercado laboral. Entre sus posibles aplicaciones están las ayudas directas a los trabajadores que hayan perdido su empleo, el apoyo a las compañías para evitar su deslocalización o reestructuración, o costear los gastos de transporte para trabajadores que encuentren un nuevo empleo lejos de su domicilio.

La Comisión Europea plantea también la inversión de 100 millones de euros del presupuesto comunitario en crear un nuevo instrumento financiero para la concesión de microcréditos.

Bruselas calcula que esta aportación, sumada a los préstamos provenientes del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y de otras instituciones financieras multilaterales, podría impulsar la habilitación de hasta 500 millones de euros para las pymes europeas. Los préstamos estimularían la creación de pequeños negocios, dando así una oportunidad laboral a los parados de la Unión Europea, y también permitirían la supervivencia de las pymes "que sufren una enorme presión debido a la restricción del crédito", según Durao Barroso.

Estos fondos serán más que necesarios si se cumplen los vaticinios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que ayer pronosticó una "crisis persistente del empleo" que podría durar ocho años. El director general del organismo, Juan Somavia, pintó un dramático paisaje de desempleo prolongado, crisis social e inestabilidad como consecuencia de la recesión económica. "Sabemos por pasadas crisis que el empleo recupera sus niveles previos a la crisis con un desfase de entre cuatro y cinco años respecto a la recuperación económica. Esto significa que el mundo puede asistir a una crisis del empleo y de la protección social de seis a ocho años de duración", señaló Somavia, al presentar su informe ante la Conferencia Internacional del Trabajo que ayer se abrió en Ginebra.

Según la últimas previsiones de la OIT, 2009 podría acabar con 239 millones de parados en el mundo, lo que significa una tasa de paro del 7,4%. Además, el desempleo seguiría aumentando hasta finales de 2010, un problema que se agravaría por la necesidad de crear 300 millones de puestos de trabajo para absorber el crecimiento demográfico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios