Cajagranada abre hoy su etapa de alianza con las cajas mediterráneas

  • El consejo de administración de la entidad se reúne hoy para ratificar la unión con Sa Nostra, Caja Murcia y Caixa Penedés · Jara desoye las críticas desde Sevilla

El destino de la caja andaluza que más tardó en hablar abiertamente de fusiones se concretará ya y, salvo sorpresas, respetará el guión trazado a comienzos de semana por sus dirigentes. El presidente de Cajagranada, Antonio Jara, confirmó ayer que para esta tarde se ha convocado, con carácter de urgencia, una reunión extraordinaria del consejo de administración que tiene como primer punto del orden del día "el análisis, estudio y eventual toma de decisión" sobre la conveniencia de formar un Sistema Institucional de Protección (SIP) con otras tres entidades financieras: Sa Nostra, de Baleares, Caixa Penedés, de Cataluña, y Caja Murcia.

En una rueda de prensa convocada por un motivo totalmente distinto -la firma de un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Granada por valor de 600.000 euros- Jara, aunque manteniendo las lógicas reservas, ratificó punto por punto la información publicada por este periódico en su edición de ayer: el acuerdo con las otras tres cajas es total, el Banco de España ha dado el visto bueno y el consejo se pronunciaría favorablemente sobre la cuestión.

Finalmente dio tiempo a convocarlo de manera formal, aunque por el trámite de urgencia: hacían falta 24 horas de antelación y se fijó, a las doce del mediodía de ayer, para las cuatro y media de la tarde de hoy.

El encuentro de esta tarde consta sólo de dos puntos: el ya referido de la creación de la también llamada fusión fría con las tres cajas mediterráneas y la solicitud de ayudas al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para "realizar las gestiones pertinentes".

El presidente de Cajagranada no quiso decir ni una palabra de más ni una de menos. Las cuestiones planteadas por la prensa las contestó con frases breves y concisas, pero en cierto modo reveladoras. Como se suele decir, no dio puntada sin hilo.

Por ejemplo, cuando le preguntaron si el acuerdo con las tres otras cajas es total, dijo que "así debe ser, ya que el consejo debe pronunciarse sobre eso". E indirectamente también confirmó que el Banco de España ya había avalado la operación. "Aquí cada cual tiene su momento y mañana (por hoy) es el momento del consejo de administración.

La cuestión más comprometida, las declaraciones del consejero de Economía, Antonio Ávila, en las que decía que no terminaba de ver las ventajas de esta fusión fría, unidas a las del vicesecretario general del PSOE andaluz Rafael Velasco, en términos parecidos, la salvó aludiendo, de nuevo, al consejo.

"Es un órgano soberano que tomará las decisiones que le parezcan oportunas. Yo respeto lo que diga todo el mundo, todas las valoraciones que se hagan, pero me debo a lo que diga mi consejo", insistió.

Fue su segundo mensaje en ese sentido. El primero lo dio al principio de su intervención, cuando todavía se hablaba del convenio con el Ayuntamiento de la capital granadina. Fue el siguiente: "Este convenio lo vamos a seguir firmando muchos años, más allá y al margen de la reestructuración del sistema financiero. Y el convenio tenderá a reforzarse. Lo digo porque circulan a veces sospechas que hay que combatir. Estamos orgullosos de ser los interlocutores preferentes de esta casa (por el Ayuntamiento) y no queremos dejar de estar ligados a las administraciones municipales", remató.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios