Cajagranada se hace mayor

  • El consejo de administración da un respaldo unánime a su unión con otras tres cajas mediterráneas para crear un grupo líder en la zona · Será la sexta agrupación financiera por volumen de negocio

Más de cuatro millones de clientes, coalición líder y referente en el arco mediterráneo español, sexto grupo financiero por cajas por volumen de negocio, séptimo por volumen de activos y cuarto en número de oficinas, con un total de 1.703. Son algunos de los datos del Sistema Institucional de Protección que echa a andar. Un conglomerado formado por cuatro cajas -Cajagranada, Caja Murcia, Caixa Penedés y Sa Nostra- cuya constitución fue aprobada ayer por los respectivos consejos de administración de las entidades.

Se unen como un Sistema Institucional de Protección (SIP), una fórmula, también conocida como fusión fría, que permite que cada una de las cuatro entidades constituyentes mantengan su personalidad jurídica, marca, lealtad territorial y negocio minorista, así como sus propios órganos de gobierno y su obra social.

Todo eso, en lo que respecta a Cajagranada, seguirá como hasta ahora. Pero la fusión fría implica una limitada centralización de servicios. Para eso se creará la Sociedad Central, aún sin nombre, que adoptará la forma jurídica de banco, tendrá su sede en Madrid y "será la responsable de la definición y gestión de las políticas financieras y operativas del grupo. Entre ellas, gestionará la solvencia, diseñará la estrategia corporativa y el negocio mayorista y definirá la gestión de riesgos o la planificación tecnológica", según se detalla en un comunicado emitido conjuntamente por las cuatro entidades. Esa sociedad central estará participada en un 39% por Caja Murcia; en un 27% por Caixa Penedés; en un 19,5 por Cajagranada y en un 14,5% por Sa Nostra.

Cajagranada, que de las cuatro entidades es la que menos activo aporta -13.759 millones de euros-  no es, sin embargo, la que menos sucursales tiene: posee 409, con lo que supera a Sa Nostra (248) y sólo está un poco por debajo de Caja Murcia (413). Caixa Penedés lidera esa clasificación con 633.

El consejo de administración del  grupo, en el que estarán representadas las cuatro entidades, tendrá 16 miembros: cinco en representación de Caja Murcia, cuatro por parte de Caixa Penedés, tres de Cajagranada, dos de Sa Nostra y otros dos independientes.

El presidente de ese consejo será el actual presidente de Caja  Murcia, Carlos Egea, mientras que como vicepresidente será nombrado Ricard Pagés, director general de Caixa Penedés. Antonio Jara, máximo responsable de Cajagranada, será secretario y el presidente de Sa Nostra, Fernando Alzamora, presidirá la Comisión de Auditoría.

Más datos de interés del nuevo grupo, que, según el comunicado, nace "como respuesta natural y refuerzo a los vínculos de cohesión y coherencia territorial". Es el quinto del sistema de cajas español por fondos propios, con 3.885 millones de euros; el sexto por volumen de negocio, con más de 103.433 millones; también el sexto por Beneficios Antes de Impuestos (BAI), con 256 millones; o el séptimo por volumen de activos, con 73.055 millones.

Según las entidades participantes, todos esos datos "constatan la solidez" del nuevo grupo, lo que permitirá "fortalecer la estructura financiera de las entidades que lo integran, diversificar los riesgos y aumentar la capacidad operativa, con la posibilidad de ofrecer una mayor oferta de servicios a la clientela e incrementar la inversión crediticia en sus respectivas zonas de implantación". "El perfil homogéneo de las cuatro cajas que conforman esta alianza, derivado de su extraordinario arraigo en sus respectivas zonas de influencia, y sus enclaves posibilitan que el nuevo grupo crezca, además, con una excepcional cohesión y coherencia territorial y estratégica, que lo situará en una destacada posición de liderazgo en el arco mediterráneo, al aglutinar en esta amplia zona la mayor red de sucursales conjunta, con 1.703 oficinas y algo más de cuatro millones de clientes", continúa.

El acuerdo adoptado ayer por los consejos de administración no significa que el nuevo grupo empiece a funcionar a partir de hoy mismo, pero sí habilita a los cuatro presidentes a firmar próximamente un protocolo de intenciones, que será presentado al Banco de España. Ése fue el primer punto del orden del día de las reuniones de los consejos. El segundo fue la petición de ayudas al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria. El SIP, según la nota, permitirá solicitar fondos del FROB, según la normativa del Banco de España, en una cantidad aún no concretada". Fuentes financieras adelantan que ese apoyo estaría entre los 800 y los 1.000 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios