Cajamurcia y Cajasur admiten que han abordardo una posible fusión

  • La entidad cordobesa ve lógicas las conversaciones ante la "incertidumbre" del nuevo mapa financiero español

El presidente de Cajamurcia, Carlos Egea, dejó clara ayer cuál es la relación que mantiene la entidad que encabeza con Cajasur al señalar que esta última le expresó a la entidad murciana su deseo de fusionarse. Egea explicó que la fusión entre cajas o bancos es algo "natural, pues de lo que se trata es de tener unas entidades financieras más útiles a los ciudadanos". Así, explicó que, en el caso de Cajamurcia, "hemos tenido contactos con Cajasur, que se dirigió a nosotros y nos expresó su deseo de fusionarse". Fuentes de la caja cordobesa señalaron, por su parte, después de comentar que su prioridad actual es el desarrollo del Plan de Negocio 2009, que este contacto se enmarca dentro de las conversaciones que existen entre casi todas las entidades financieras "debido al contexto y la incertidumbre ante posibles cambios en el mapa financiero".

El presidente de Cajamurcia explicó que, hasta el momento, "no se ha tomado ninguna decisión", por lo que todo permanece abierto, entre otras cosas porque "las competencias de fusión entre Cajas de Ahorro está transferidas a las comunidades autónomas", que son las de deberían autorizar la unión de dos entidades de diferentes territorios. "En este momento, lo único que no puedo negar es que Cajasur se ha dirigido a nosotros para plantearnos la posibilidad de una fusión, aunque la entidad no ha tomado una decisión al respecto", finalizó Egea. Una de las razones que podrían haber frustrado esta fusión es precisamente el consentimiento de los respectivos gobiernos autonómicos, uno de ellos en manos del PSOE y otro del PP.

Las intenciones del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, no pasan por este tipo de operaciones, según fuentes socialistas. Griñán pretende una gran alianza entre las cajas andaluzas y no permitiría la unión con una entidad de otra autonomía. Según explicó, en una situación de crisis "son necesarios procesos de reestructuración a nivel del sector real, de las propias empresas, de ahí que empresas de distintos sectores como el energético se estén fusionando, una situación que se va a producir con las entidades bancarias". Los datos de la caja murciana no son negativos, según el último informe Fitch. La exposición al riesgo inmobiliario es de un 28,8%, una cifra muy inferior a la del cierre de 2007, cuando rozaba el 40%. Mientras el índice de morosidad de Cajasur es del 7,91%, uno de los más altos del sector, el de la entidad murciana está sólo en el 2,07%, uno de los más bajos. Esta circunstancia se interpreta como un lastre para Cajamurcia en el supuesto de que hubiese aceptado la misión. "A Cajasur se le atendió y escuchó porque nos lo pidieron, nada más", aclaró Egea, trasluciendo que el encuentro no rebasó la mera cortesía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios