Cajasol repite resultados a pesar de aumentar un 27% las provisiones

  • La entidad gana hasta septiembre 150 millones de euros y reduce sus beneficios sólo en un 1,8%

Las provisiones contra posibles contingencias marcaron la cuenta de resultados de Cajasol hasta septiembre. Así lo subrayó ayer la propia entidad financiera, que anunció para ese mismo periodo una caída del 1,8% en su beneficio neto atribuido, hasta los 150 millones de euros. La caja recordó, en este sentido, la coyuntura en la que se desenvuelve actualmente el sector financiero y la apuesta que desde la dirección de la entidad se ha hecho por una gestión "prudente". Muestra de ello es que las dotaciones aumentaron un 27% en relación con el mismo periodo del año anterior, y alcanzaron los 102 millones. El peso de este esfuerzo sobre los resultados explica el retroceso de los mismos.

Cajasol subrayó, a ese respecto, que ya en 2007 se dio un impulso a su política previsora, con el objeto de "dotar convenientemente los activos dudosos", lo que ahora permite "afrontar el futuro con mucho optimismo". En relación con esos activos, la caja admitió que su ratio de morosidad empeoró durante el plazo tomado como referencia y llegó al 2,6%.

De vuelta a las cuentas de la entidad, su volumen de negocio ascendió en los nueve primeros meses del ejercicio a 49.013 millones de euros, tras repuntar un 17,4% interanual. A esa evolución contribuyó el avance de la inversión crediticia y de los recursos de clientes en un 5,11% y un 5,5%, respectivamente. Como consecuencia de esos repuntes, la primera de las magnitudes se situó en 24.061 millones de euros, mientras que la segunda lo hizo en 24.952 millones.

El comportamiento del negocio tradicional se vio reflejado en el margen de intermediación -recoge la diferencia entre lo que ingresa una entidad por los créditos y lo que abona por los depósitos-, que se elevó un 3,9%, hasta los 505 millones. El alza podría haber resultado mayor de no haber sido por la caída, en 10 millones de euros, de los dividendos percibidos por el grupo.

El margen ordinario, por su parte, subió a un ritmo del 1,7% y se colocó en 651 millones. Esta moderada alza obedeció, probablemente, al efecto que la elevada volatilidad de los mercados tuvo sobre el resultado de las operaciones financieras (bolsa). En cuanto al margen de explotación, Cajasol informó de que experimentó un retroceso del 4%. En este caso, el principal lastre fueron los gastos derivados del proceso de fusión que afronta la entidad -es fruto de la integración de El Monte y Caja San Fernando-, cuyo periodo de transición culminará el próximo mayo.

En cuanto a los resultados individuales -no reflejan la aportación del grupo empresarial-, la entidad que preside Antonio Pulido obtuvo un beneficio hasta septiembre de 138 millones de euros, lo que representa un leve repunte del 0,4%.

La caja de ahorros incidió ayer en que dispone de una posición de liquidez "fuerte y muy saneada". De hecho, recordó los depósitos cubren en un 104% su posición crediticia, frente al 84% de la media del sector. También resaltó que su ratio de solvencia (13,4%) la coloca entre las cinco primeras cajas del territorio nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios