"Creo en la globalización: si los demás vienen aquí, nosotros vamos allí"

  • MH, el único fabricante andaluz de motos, sabe que su futuro está en China, donde apuesta por fabricar los vehículos descatalogados en España, y Latinoamérica

Comentarios 3

Motor Hispania eran en realidad tres palabras, pero la de en medio, Guzzi, se cayó cuando la marca italiana abandonó Barcelona. Eusebio Gallego compró la ya entonces sevillana MH a finales de los 80 y hoy es algo así como el último mohicano de las dos ruedas patrias tras las amenazas de cierre de Derbi y Yamaha. No le va mal: factura unos 18 millones de euros, emplea a un centenar de personas y fabrica 15.000 motos al año.

-¿No es lo suyo una utopía?

-Al principio, nuestros proveedores catalanes nos decían que no duraríamos ni dos meses. Llevamos 24 años. Y nuestras perspectivas son buenas porque creemos en la globalización. Si los demás vienen aquí, nosotros podemos ir hasta donde están ellos. Fíjese el camino que hemos recorrido: cuando colaborábamos con la aeronáutica ISA sólo nos dedicábamos a ensamblar y teníamos una dimensión nacional. Empezamos después a fabricar y ahora tocamos todo el proceso productivo, desde el diseño hasta el montaje pasando por la pintura. Todo está en estos 10.000 metros cuadrados. Cuando compré MH, no me quise anquilosar. Si Derbi y Rieju estaban en Austria, Noruega o Finlandia, nosotros también podíamos conseguirlo [de hecho, MH supera en ventas a la segunda y compite a brazo partido con la primera].

-Usted vio hace dos décadas lo que sólo hoy ve la mayoría: salir a competir al exterior o morir empresarialmente.

-La compañía a la que le parezca un mundo exportar sólo tiene que empezar. Es así de sencillo. Siempre habrá un representante en un salón internacional que quiera tu producto.

-¿Tiene un plan a corto plazo?

-Un millón de inversión en innovación y un modelo nuevo al año. Crecer en cilindradas [trabajan con motores Yamaha de 50 y 125 centímetros cúbicos]. Crecer en nuestros cinco países clave en Latinoamérica -Argentina, Chile, México, Brasil y Colombia-. Y fabricar en China los vehículos que descatalogamos aquí porque nuestra calidad comparada con sus productos es tremenda.

-Un salto de cilindrada les diferenciaría de la competencia que conforman otras marcas especializadas en motos pequeñas. Ahí está Rieju, pero también las coreanas Daelim y Hyosung.

-Teníamos un proyecto de 650 cc con Yamaha, pero hubo un cambio en los precios que nos descuadró las cuentas. Piense que tenemos que ofrecer un precio más bajo que los japoneses -hemos reducido el PVP un 30% en los últimos años- con un diseño avanzado y calidades similares. Probaremos con un motor de dos y medio. Y subiremos de categoría después.

-Si Italia es estética y Alemania fiabilidad, ¿qué aporta España a la moto?

-Tenemos renombre, know how, mercado y una buena red continental de distribución. Incluso nos visitan empresas centroeuropeas que pretenden comercializar nuestros productos aun sabiendo que trabajamos con otras firmas desde hace 15 años. Otro buen síntoma: Peugeot asume como suyas las motos que vendemos en Francia. Es como si allí fuéramos ellos.

-La crisis del coche ha sido mucho más mediática en este país. ¿Ha contado la industria de las dos ruedas con la atención y el mimo que merecía?

-Este sector está sufriendo una caída drástica por varios motivos. La alta tasa de paro juvenil, por ejemplo, afecta a nuestro principal nicho de compradores. España, además, adelantó la normativa de Bruselas que unifica en 15 años la edad mínima para conducir ciclomotores pese a que podía esperar hasta 2013. Yamaha ya ha dicho que se marcha a Francia porque el consumo de ciclomotor está allí. Se acosa a la moto en vez de mejorar la seguridad vial. Hay chavales responsables, chavales que conducen bien.

-Y cuando un gigante se va...

-Cuando un gigante como Yamaha se va, eso afecta a nuestra industria auxiliar. España, un país tradicionalmente productor, está desapareciendo del mapa de la industria motociclista.

-¿Qué le propondría al Gobierno para dar la vuelta a la tortilla?

-Una apuesta decidida en cuanto a viabilidad de tráfico, cambios en el carné... En Cataluña se empieza a permitir circular por montes y otras zonas antes vetadas. Hay que eliminar las fuertes restricciones que se han impuesto a la moto y potenciarla no sólo como medio de transporte sino como herramienta de ocio.

Coda: Motor Hispania no sólo fabrica. La Federación Andaluza de Motociclismo propuso a Gallego organizar un campeonato. "La primera Copa MH se celebrará este año, y el proyecto ha tenido una aceptación excelente. Ojalá veamos a alguno de nuestros chicos dentro de unos años en los grandes premios". A ver quién se atreve a hablar de utopía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios