Cristóbal Montoro reclama un "compromiso político" para aprobar los Presupuestos

  • El ministro pide al PSOE que cambie el lenguaje y arrime el hombro para sacar las cuentas adelante

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, reclamó ayer un "compromiso político" para aprobar los Presupuestos de 2017 en un contexto de Gobierno en minoría -que no descarta- para que España traslade una imagen de estabilidad y continúe por la senda del crecimiento económico. Montoro pidió además que los socialistas "dejen de decir que lo que quieren es cambiar las políticas" y se preguntó si lo que pretenden es que España vuelva a la crisis.

"El lenguaje hay que matizarlo a estas alturas y pedirles a todos responsabilidad en la proyección pública de sus palabras", dijo el ministro en unas declaraciones a los periodistas previas a la clausura de un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo sobre fiscalidad.

Montoro afirmó que el resultado de las elecciones refuerza las "positivas" expectativas económicas de España, pero puntualizó que para que eso se confirme es "fundamental" que haya unos Presupuestos del Estado para 2017. Esos presupuestos, como "vértice" de la financiación de todas las administraciones, deben estar, a su juicio, "comprometidos" con la reducción del déficit publico y de la deuda, y con la atención "prioritaria" a las políticas sociales y el gasto del funcionamiento del Estado.

Por ello considera que "ese debe ser" el compromiso de los partidos políticos del nuevo Parlamento y ofreció la "mejor disposición" del PP y del Gobierno.

Al ser preguntado sobre la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera, el ministro en funciones explicó que el Gobierno no lo puede convocar hasta que no tenga la capacidad de aprobar los objetivos de déficit. Para eso, señaló, es necesario confirmar la senda de ese objetivo con la Comisión Europea y aprobarlo por parte del Gobierno español.

A preguntas de los periodistas, Montoro también rechazó que la reforma fiscal haya aumentado las desigualdades entre los contribuyentes y argumentó que el "efecto positivo" de la modificación del IRPF se ha dirigido a los que declaran menos de 30.000 euros, que son el 70% de los españoles. El ministro señaló que esa reforma ha supuesto una rebaja fiscal de 9.000 millones de euros en el IRPF y en el impuesto de Sociedades entre 2015 y 2016 y ha servido para "reforzar la equidad".

Montoro hizo estas declaraciones después de que se conociera que el número de contribuyentes con ingresos superiores a los 600.000 euros anuales aumentó en 2014 un 18,5%. Sólo 5.394 contribuyentes declaran rendimientos del trabajo en el IRPF superiores a esta cifra, el 0,03% del total de declarantes, según los datos de 2014 publicados estos días por la Agencia Tributaria. Por este motivo, Montoro comentó que "en el momento en que crecen cien personas" en el tramo de más de 600.000 euros el porcentaje de subida "es muy superior" que el del resto de tramos. "No hay ningún problema con que en España la gente gane mas, lo que lleva eso es precisamente a pagar mas impuestos y, a partir de ahí, a que el sistema tributario sea más justo y equitativo", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios