Depuradoras a medida para la gestión de residuos

  • La firma Cyclus ID desarrolla e investiga con sistemas para tratar los vertidos industriales de sus clientes, que proceden de sectores como el agroalimentario o el farmacéutico

La firma Cyclus ID, con sede en Morón de la Frontera (Sevilla), se dedica desde 1998, entre otras cosas, a la investigación y al desarrollo de sistemas de depuración de vertidos industriales. "El germen de la empresa podemos localizarlo a finales de los 90, cuando varios compañeros y yo elaboramos una patente para tratar el lixiviado de vertedero, que es el líquido negro que rezuma cuando la humedad o el agua se mezclan con los residuos tóxicos. En su momento fue un fracaso, ya que la Administración no instaló ninguna planta para depurar estos líquidos, pero nos sirvió de experiencia para luego iniciar nuestra andadura empresarial", cuenta José María Soria, director general de Cyclus ID.

La financiación de la empresa es mayormente privada, aunque ha contado con ayudas del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), entidad dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad; y de la agencia IDEA, que pertenece a la Consejería de Economía de la Junta de Andalucía.

En la firma trabajan con tecnologías para tratar distintos tipos de vertidos. Para ello, cuentan con empleados de diversas especialidades, como biólogos, químicos, ingenieros, físicos o técnicos de laboratorio, con el objetivo de desarrollar sistemas de tratamiento de depuración a la medida de los clientes. José María Soria explica que en los últimos doce años han utilizado 40 tecnologías diferentes para aplicarlas a 60 sectores distintos. "Una de las cosas que nos diferencia de la competencia es que pilotamos con tecnologías en nuestro laboratorio, sean de producción propia o facilitadas por el mercado, para adaptarlas a las necesidades de cada cliente", asegura Soria.

Entre su clientela, cerca del 80% se enmarca en empresas agroalimentarias, como los mataderos, aunque Soria también destaca la importancia de las farmacéuticas y de las fundiciones. "En algunos sectores, como en el de las fundiciones, hemos sido la única empresa capaz de tratar sus problemas con los residuos", afirma el director general.

Entre los clientes españoles de Cyclus ID sobresalen Gallina Blanca Barcelona, Inserplasa o Pinresa. Una de las principales apuestas de la firma durante los últimos cuatro años ha sido el proceso de internacionalización al Norte de África, Europa del Este, Perú y el Norte de Italia.

La compañía apuesta con fuerza por el I+D+i. "Tiene una carga importante -cuenta Soria-, ya que esta línea de actividad supone entre un 15 y un 20% de nuestra facturación. Seguramente, estos datos sean nuestra ventaja competitiva, ya que conseguimos que esta rama sea muy rentable para una pyme".

En cuanto a la facturación, Soria asegura que la firma ha crecido un 30% durante 2011, además de acumular unos dos millones de euros durante ese mismo año, "algo muy raro en estos tiempos tan complicados", estima el director general.

María Francisca Olmo es la responsable del departamento de I+D+i , y explica algunas de las tecnologías innovadoras elaboradas por Cyclus ID. "Por un lado, tenemos la electro-oxidación avanzada, que sirve para depurar y reutilizar los vertidos de alta carga contaminante mediante una combinación de catalizadores, luz ultravioleta y oxidantes químicos. Esto permite un ahorro de gestión para nuestros clientes de entre un 20 y un 25%, ya que se reduce la generación de fangos y de restos no aprovechables. Al final, todo este proceso sirve para obtener agua de alta calidad que permite su reutilización para el propio proceso industrial o para otros campos". Olmo considera que esta tecnología está destinada, sobre todo, a sectores con una alta carga contaminante en sus residuos, como la industria petroquímica o la farmacéutica.

Entre los futuros proyectos, la responsable del departamento de I+D+i destaca Asoan, que cuenta con financiación europea pese a que es un proyecto nacional. Se enmarca en el sector de la aceituna, y en concreto en la provincia de Jaén. "El objetivo es recuperar compuestos bioactivos a partir de las aguas residuales procedentes de las hojas de las olivas. Así, mediante un proceso, podremos reutilizar estos compuestos para aplicarlos industrialmente como colorantes, herbicidas naturales o fertilizantes orgánicos bioactivos", explica María Francisca Olmo.

Además, Olmo señala a otros dos proyectos como grandes esperanzas para el crecimiento de Cyclus ID, el WW-SIP y el CeraWater. "Ambos son proyectos europeos, y vamos a poder colaborar con varias de las mejores empresas de Europa", dice Olmo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios