EEUU y la Eurozona se recuperan

  • Bernanke y Trichet confirman que las previsiones de crecimiento son optimistas, aunque persisten las incertidumbres · Los tipos de interés se mantendrán sin cambios

La situación económica de las economías avanzadas -EEUU y Zona Euro- ha salido a relucir esta semana en sendas intervenciones de los presidentes de los bancos centrales. Tras un mes de agosto dominado por las dudas (reflejadas en caídas bursátiles), Bernanke y Trichet coinciden en previsiones optimistas para 2011, aunque persisten algunas incertidumbres.

En el caso de EEUU, Bernanke planteó que, caso de un deterioro significativo de las expectativas, serían necesarias nuevas medidas de relajación monetaria. Sin embargo, no las contempla, aunque señaló algunas circunstancias que podrían empeorar el escenario. En primer lugar la evolución del mercado laboral -por primera vez desde hace mucho tiempo, el sector privado ha perdido 10.000 empleos en agosto- , y la incertidumbre cíclica generada por ello. En segundo lugar, las dudas sobre el impacto de estas medidas en el consumo, puesto que continúan las dificultades para que el crédito fluya. Y en tercer lugar los datos conocidos en agosto sobre el mercado residencial y la relación entre ingresos y gastos personales, que, pese al avance, no fueron suficientes para consolidar una recuperación .

Sin embargo, los indicadores de Confianza empresarial, Producción Manufacturera y Confianza del Consumidor que se conocieron posteriormente cambiaron la percepción del mercado sobre la evolución del crecimiento en EEUU, provocando fuertes subidas en bolsa. Como conclusión, Bernanke sugirió que, más que ocuparse la Fed de tomar medidas para reactivar el consumo, podrían ser los estímulos fiscales y otras ayudas públicas los encargados de impulsar el crecimiento. Poco después se conoció que Obama manifestó su intención de ayudar a las Pymes, ya que podría extender los recortes fiscales para los hogares con ingresos menores a 250.000 dólares al año.

En cuanto a la zona Euro, Trichet siguió la pauta optimista de Bernanke y confirmó que el crecimiento del PIB de la Zona Euro se situará este año entre el 1,4% y el 1,8%, frente al anterior rango previsto de entre el 0,7% y el 1,3%. Para 2011 las expectativas de crecimiento oscilan entre el 0,5% y el 2,3%, frente a las previsiones anteriores entre el 0,2% y el 1,2%. En cuanto a las expectativas para los precios, el Banco central Europeo revisó ligeramente al alza sus previsiones anteriores. Según el BCE, la inflación armonizada oscilará en 2010 entre el 1,5% y el 1,7%, mientras que en 2011 se situará entre el 1,2% y el 2,2%. No obstante, Trichet reiteró su decisión (esperada por los analistas) de mantener por decimoséptimo mes consecutivo los tipos de interés en el 1%, aduciendo que el actual nivel de los tipos resulta "apropiado". Ello hace prever que el organismo monetario europeo no cambiará esta estrategia de mantener el precio del dinero, al igual que el Banco de Inglaterra y la Reserva Federal de EEUU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios