EEUU rediseña su plan de rescate y anula la compra de activos 'tóxicos'

  • El Tesoro anuncia que extenderá las ayudas a compañías no bancarias

El secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, anunció ayer que el Gobierno reorientará su plan de rescate financiero, desechando la compra de activos tóxicos a los bancos y potenciando, por entenderlo más eficaz, la inversión directa el capital de esas instituciones. También explicó que el plan, valorado en 700.000 millones de dólares, buscará, además, los medios para ayudar a empresas no bancarias que jueguen un papel importante en la financiación de las familias (como las tarjetas de crédito o las financieras de automóviles). A su juicio, la adquisición de activos tóxicos "no es el medio más efectivo para usar los fondos" del programa. No obstante, puntualizó que continuará analizando si la compra de algunos de ellos podría ser positiva.

Por otra parte, Paulson salió al paso de las numerosas declaraciones que en las últimas semanas han acusado a EEUU de ser el causante de la crisis financiera mundial y subrayó que su país "no puede ser considerado como único responsable". "Durante varios años, desequilibrios mundiales persistentes y crecientes favorecieron un incremento espectacular de los flujos de capitales, bajas tasas de interés, tomas excesivas de riesgo y una búsqueda mundial de rentabilidad. Esos excesos no pueden ser atribuidos a una sola nación", indicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios