España exige a la UE mejoras "urgentes" en los sistemas de alerta sanitaria

  • Pajín ha pedido que se fortalezcan los métodos de investigación y que se unifiquen criterios para evitar en el futuro nuevas crisis como la provocada por la E.coli. Bruselas está dispuesta a mejorar las alertas.

Comentarios 10

La ministra de Sanidad, Leire Pajín, ha exigido ala Unión Europea que mejore de forma "urgente" los sistemas de alerta sanitaria que existen y fortalezcan los métodos de investigación para evitar en el futuro nuevas crisis como la provocada por la bacteria E.coli, al tiempo que ha defendido los controles que se realizan en España para pedir a los ciudadanos "tranquilidad" en el consumo de cualquier producto hortofrutícola comercializado en España, incluida la soja. A su llegada a una reunión de ministros europeos de Sanidad en Luxemburgo, Pajín ha explicado a la prensa que trasladará a sus colegas de la UE su "preocupación" porque sigue sin haber ninguna confirmación "oficial" del origen de la intoxicación, pese a las últimas informaciones difundidas que apuntan a una explotación alemana de soja. 

Entre las mejoras que la ministra española defenderá como necesarias en el plano europeo figura "fortalecer y mejorar" los sistemas de alarma alimentarios, desde los mecanismos que "oficializan" dichos sistemas hasta hacer "más rápidos" los canales de información oficial, "sin que vaya en detrimento de las pruebas". También es importante en opinión de España que se unifiquen los criterios de las pruebas de investigación que se llevan a cabo en los Estados miembros y que "se fortalezcan las obligaciones de los Estados miembros a contestar a los requerimientos de otros países". La ministra ha recalcado, además, la conveniencia de "implicar más y mejor" a organismos como la agencia europea de seguridad alimentaria y el centro de control de enfermedades en las primeras fases de investigación de crisis como la actual. 

Además de reforzar los sistemas europeos, la ministra española dejará claro en la reunión el "rechazo" de España al modo en que las autoridades alemanas han gestionado desde el inicio su respuesta a la contaminación que ha dejado al menos una veintena de fallecidos en el norte de Europa, sobre todo en Alemania. Berlín achacó inicialmente la fuente de la intoxicación mortal a unas partidas de pepinos procedentes de España, lo que hizo caer fuertemente las exportaciones del sector hortofrutícola español y que varios países cerraran de manera total o parcial sus mercados a los productos españoles. Rusia ha extendido su veto a todos los productos agrícolas de la UE. "Queremos mostrar rechazo a cómo se ha gestionado esta crisis en todo momento, que ha tenido graves repercusiones para los intereses de nuestro país", ha dicho la ministra a los medios en Luxemburgo, que ha subrayado la intención de España de exigir a la UE "compensaciones" por los daños. 

Pajín ha mostrado su "satisfacción" por poder "garantizar con rotundidad" que los productos españoles se pueden consumir con total normalidad y cumplen todos los requisitos de seguridad alimentaria, "y que no hay ningún caso de infección de ningún ciudadano español en España". Además, ha defendido la calidad de los controles que se realizan en España y ha asegurado que los consumidores españoles "pueden estar tranquilos" porque "en España se puede comer con toda tranquilidad". La ministra respondía así a la pregunta de si recomendaría a los españoles el consumo de soja procedente de Alemania, pese a las últimas informaciones: "por supuesto. No vamos a cometer nosotros el mismo error que cometieron con nosotros. Hasta que no haya una investigación oficial no podemos saber cuál es el origen, pero España tiene los mecanismos adecuados que se activarían si tuvieran que hacerse desde el primer minuto". 

La UE se plantea reformar el sistema de alerta para riesgos alimentarios

La Unión Europea se plantea reformar el sistema de alerta rápida para alimentos peligrosos a fin de evitar nuevas alarmas prematuras y sin suficiente base científica, mientras sigue sin aclararse el origen del brote de E.coli.

En el Consejo de Sanidad celebrado en Luxemburgo, los Estados miembros analizaron la gestión de la crisis sanitaria originada por el brote en Alemania y un grupo de países, encabezado por España, pidió medidas concretas para evitar que se repita una situación como la causada por la "falsa alarma" sobre los pepinos. La propuesta de España para introducir mejoras en el sistema tuvo el respaldo de miembros como Francia, Italia o Polonia, mientras que la Comisión Europea destacó la necesidad de "ajustes" para que las alertas se basen más en fundamentos científicos y para que haya más coordinación entre los países.

El comisario europeo de Sanidad y consumo, John Dalli, hizo estas afirmación y señaló la necesidad de encontrar cuanto antes el foco de la infección, después de que se haya descartado la última pista que llevaba a plantaciones de leguminosas germinadas en Baja Sajonia (Alemania). Dalli dijo en rueda de prensa que el epicentro de la infección sigue en el norte de Alemania e hizo recomendaciones sanitarias "sencillas" a los consumidores europeos, como lavar cuidadosamente las verduras que se vayan a consumir crudas.

Al ser preguntado por la alerta prematura activada por la autoridades sanitarias alemanas, que apuntaron a pepinos de origen español como causantes del brote, Dalli aseguró "entender" que hicieran esto sin contar con los indicios suficientes "con vistas a proteger a su población de un potencial peligro sanitario". Aunque descartó que el actual Sistema de Alerta Rápida de Alimentos y Piensos (RASFF) "pida una reforma", admitió la necesidad de "ajustes en base a lo que ha sucedido esta vez, sobre todo para mejorar la coordinación".

El sistema "debe estar más unido a las pruebas científicas", que son indispensables "a la hora de hacer ciertas declaraciones", según Dalli. Las noticias sobre posibles peligros sanitarios "viajan rápido, crean mucho miedo a la población y dañan a los productores del sistema europeo", añadió. Eludió pronunciarse sobre otros posibles orígenes de la infección y pidió "no sacar conclusiones prematuras" sobre la crisis sanitaria causada por el brote de E.coli.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios