España es el país avanzado con la mayor tasa de paro entre los jóvenes

  • El desempleo roza el 40%, el doble que antes de la crisis y 15 puntos más que en Italia · El FMI recomienda al Gobierno recortar la protección de los trabajadores indefinidos para reducir la temporalidad

Comentarios 2

Tener menos de 24 años y residir en España multiplica las posibilidades de acabar inscrito en las listas del paro de los países desarrollados. España es el líder destacado entre las economías avanzadas en desempleo juvenil, con una tasa que rozó el 40% de la población activa menor de 24 años en 2009. Ésta es una de las advertencias recogidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un informe elaborado junto a la Organización Mundial de Trabajo (OMT) de cara a la conferencia de alto nivel que se celebrará el próximo 13 de septiembre en Oslo (Noruega).

El documento, titulado Los desafíos del crecimiento, empleo y la cohesión social, destaca que España es también el país avanzado donde se registró el mayor incremento del paro entre los jóvenes. Durante 2009 se duplicó respecto a la tasa media alcanzada entre 2000 y 2008.

El resto de países analizados por el FMI no sufrieron una oscilación tan fuerte, aunque la institución presidida por Dominique Strauss-Kahn constata que la recesión ha golpeado especialmente a los trabajadores jóvenes, una cuestión que "plantea riesgos a la cohesión social". Italia, que entre 2000 y 2008 presentó en este apartado peores cifras que las españolas, es ahora el segundo país con más desempleo juvenil, aunque su tasa apenas supera el 25%. Algo más rezagadas están Suiza y Francia, mientras que en el extremo opuesto se sitúan Alemania y Japón, con tasas situadas en torno al 10%, sin que apenas se hayan resentido por la crisis.

El estudio también incide en el coste humano de la recesión. España vuelve a destacar por su "particularmente dramático" incremento de la tasa del paro. "Estados Unidos y España son responsables de dos tercios de la destrucción de empleo en los países avanzados", subraya el FMI. Entre 2007 y 2010, 15,3 millones de personas se quedaron sin trabajo en las economías más avanzadas, de los 7,5 millones residen en Estados Unidos y otros 2,7 millones en España. El informe explica estas diferencias por la diferente incidencia de la caída de la demanda agregada, sumada a las tensiones en sectores como el inmobiliario y el financiero, y las diferencias en el uso de políticas activas de empleo.

Aunque la crisis ha golpeado con dureza a los países desarrollados, el FMI también considera que el factor diferencial de España es la dualidad de su mercado laboral, dividido entre la alta protección de los empleos fijos y el bajo coste de despido de los temporales. Para la institución que dirige Dominique Strauss-Kahn, la solución pasa en España por igualar por abajo y reducir "la protección de los trabajadores fijos al nivel mínimo" de los países de la Eurozona. Según el estudio, la tasa de temporalidad, situada actualmente en torno al 30% de los empleos, se reduciría en 13,5 puntos porcentuales.

Las perspectivas no son precisamente halagüeñas para la economía española. "En países como España e Irlanda, hay razones para esperar una lenta recuperación del mercado laboral debido a la evolución del sector inmobiliario", matiza el estudio, que incide en que los efectos pueden prolongarse durante bastante tiempo. "Si los efectos de recesiones pasadas sirven de guía, las consecuencias pueden suponer un alto peaje humano: menores ingresos, esperanza de vida reducida y un rendimiento académico inferior para los hijos de los desempleados", advierte el FMI.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios