Europa descarta el rescate de España pero los analistas mantienen sus dudas

  • Bruselas, Berlín y París reiteran su confianza en la economía española · Nomura y Barclays creen que la clave está en que la UE adopte medidas preventivas · Los mercados esperan que el BCE aporte hoy tranquilidad

Confianza oficial, escepticismo en los mercados. Los mensajes de tranquilidad sobre el futuro de la economía española emitidos ayer por los principales dirigentes europeos no hicieron mucha mella en los analistas, que mantienen sus cautelas sobre la posibilidad de que España eluda su temido rescate. La clave radica en que los gobiernos sean capaces de acordar nuevas medidas preventivas y en que el BCE emita hoy un mensaje claro de que está dispuesto a apoyar a las economías periféricas.

La firma de análisis Nomura considera que "Portugal e incluso España probablemente necesitarán algún apoyo" del fondo de rescate europeo, después de la ayuda articulada a Irlanda y Grecia para resolver sus problemas de déficit público. La entidad estima, sin embargo, que España será finalmente capaz de controlar su déficit público y que el coste de recapitalizar su sistema financiero es mucho menor que el de Irlanda.

Barclays Capital aboga por cambiar la actual "posición puramente reactiva" de los gobernantes a consecuencia de la presión de los mercados por "una política proactiva que permita tener claridad y seguridad". En el caso concreto de España, cree que podrá eludir el rescate si "los políticos europeos adoptan medidas preventivas para contener los costes financieros para los bancos viables" y "evitar que la deuda soberana alcance niveles prohibitivos".

Por su parte, el ministro alemán de Economía y Tecnología, Rainer Brüderle, afirmó que no cree que España y Portugal recurran a la activación del mecanismo de asistencia de la UE, aunque subrayó la necesidad de que los países adapten sus estructuras. Brüderle, que no respondió a la acusación de España de que Alemania ha azuzado a los mercados en su contra, agregó que la situación económica y financiera de España y Portugal "no es comparable" con la de Irlanda.

Su homóloga francesa, Christine Lagarde, aseguró que las instancias europeas deben "decir a los inversores que los miembros de la Eurozona están convencidos de la "solidez de su moneda y de los programas de estabilidad que han sido puestos en marcha por países como Portugal y España".

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, también defendió ayer en la Eurocámara a los bancos españoles tras los ataques del parlamentario independiente austriaco Hans-Peter Martin, que puso en duda la fiabilidad de los datos del sector financiero español. "No creo de ninguna manera que la premisa de trabajo que usted tiene sobre los bancos españoles sea adecuada, por lo que yo sé", respondió Trichet.

Las miradas de los mercados están puestas precisamente en la decisión que adopte hoy el consejo de gobierno del BCE, que podría anunciar un aumento de la compra de deuda pública de los países que están sufriendo el acoso de los mercados. Al menos eso es lo que apuntó ayer el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

La analista de IG Markets Soledad Pellón espera que de la próxima reunión del BCE salgan, más que cambios concretos en términos numéricos, "mensajes de tranquilidad con palabras muy medidas". Así, no contempla una bajada de tipos, pero quizás sí un anuncio de recompra de bonos de estados periféricos, que incluso podría haberse iniciado ya. Por su parte, Ignacio Cantos, de Atlas Capital, espera que Trichet hable de mantener los tipos en niveles bajos durante un tiempo prolongado, así como que anuncie la ampliación de las subastas de liquidez. De esta manera, serían los bancos los que compraran la deuda soberana, lo que ayudaría a relajar las presiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios