La Eurozona se reúne hoy para evitar un efecto dominó de la crisis griega

  • Juncker advierte que el contagio de la quiebra de Atenas podría alcanzar a Italia y Bélgica antes que a España

Los ministros de Finanzas de la Eurozona euro se reúnen a partir de hoy en Luxemburgo para resolver las necesidades más inmediatas de financiación de Grecia, de manera que no caiga en la bancarrota mientras se negocian los detalles de su segundo plan de rescate. El objetivo primordial de la reunión es alcanzar un acuerdo que permita el desembolso del quinto tramo de ayuda de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a Grecia, oficialmente cifrado en los 12.000 millones de euros, aunque otras fuentes elevan esta cantidad hasta los 18.000 millones.

"El asunto de las cantidades y el calendario aún está abierto. Es la clave", afirmó una fuente diplomática, quien insistió en que la cuestión de Grecia "debe llegar cerrada" a la cumbre de líderes de la UE de los próximos jueves y viernes.

La entrega del dinero a comienzos del mes de julio permitiría que el Gobierno griego haga frente a sus compromisos de julio y agosto, además de dar tiempo para que la UE y el FMI continúen discutiendo el punto más complicado: la contribución de los acreedores privados al rescate.

El acuerdo alcanzado el viernes al respecto entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, contribuirá sin duda a allanar el camino y guiar las negociaciones. Merkel y Sarkozy abogaron por una fórmula sustentada en cuatro principios: la voluntariedad en la implicación del sector privado en el rescate, evitar el peligro de un credit event (incidente crediticio), la aprobación del Banco Central Europeo (BCE) a la fórmula acordada y la mayor rapidez posible. Esta iniciativa implica una diferencia técnica pero fundamental respecto a la propuesta inicial del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schauble de prolongar siete años el de vencimiento de los títulos griegos. Sin embargo, permanecen importantes incógnitas sobre el segundo rescate griego antes de que pueda ser aprobado en su conjunto, tales como la cuantía total que alcanzará, la parte asignada a cada actor y el efecto sobre los bancos griegos.

El propio presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, incidió ayer en la necesidad de llegar a un acuerdo antes de que Grecia se declare en bancarrota porque "el contagio de la quiebra podría alcanzar a Portugal e Irlanda y después, debido al alto nivel de deuda, a Italia y Bélgica, incluso antes que a España".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios