Fiat entra en Chrysler tras anunciar Obama su quiebra

  • La compañía norteamericana suspende pagos al no llegar a un acuerdo con sus acreedores

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció ayer que el consorcio automovilístico Chrysler se ha visto obligado a declararse en suspensión de pagos, después que no se haya alcanzado un acuerdo con sus acreedores, aunque señaló que la multinacional con sede en Auburn Hills (Detroit) ha llegado a un acuerdo para la formación de una alianza con la italiana Fiat.

Obama resaltó que el periodo en el que Chrysler se acoja al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras del país será "rápido y eficiente" y servirá para que la empresa sea más competitiva y para asegurar su viabilidad en el futuro.

Asimismo, Obama resaltó que a través del acuerdo con Fiat, la firma italiana se convertirá en un accionista mayoritario de Chrysler y compartirá "miles de millones de dólares" en tecnología con la compañía estadounidense.

Durante su intervención, el presidente de Estados Unidos reconoció el trabajo realizado por los trabajadores, que han hecho "grandes sacrificios", así como por los accionistas y por el presidente de Chrysler, Robert Nardelli, para alcanzar un acuerdo que asegurara el futuro de la empresa, y criticó la actitud de un grupo de "especuladores", ante su negativa a reducir la deuda del fabricante de automóviles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios