El Gobierno ampliará el Plan VIVE a vehículos usados y duplicará la ayuda financiera

  • El nuevo plan reduce a diez años la antigüedad de los coches que se deben achatarrar para adquirir uno nuevo· También incorpora la ampliación del precio máximo de adquisición de 20.000 a 30.000 euros

El Consejo de Ministros dio hoy 'luz verde' a la reforma del Plan VIVE para el rejuvenecimiento del parque automovilístico que, como principales novedades, incluirá la adquisición de coches usados de hasta cinco años de antigüedad y permitirá a los compradores de coches financiar sin interés los primeros 10.000 euros del crédito que soliciten para adquirir su vehículo, frente a los 5.000 euros establecidos anteriormente.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, explicó que el objetivo de esta reforma es "dar más facilidades a los propietarios de automóviles para acogerse al plan".

Con la reforma del Plan VIVE, se reduce la exigencia de antigüedad requerida para el achatarramiento de los vehículos, situándola en diez años, frente a los 15 años requeridos anteriormente, que sólo se mantiene para la compra de coches usados.

También podrán entregarse para el achatarramiento cualquier automóvil con una antigüedad superior a 250.000 kilómetros. Según los cálculos de Industria, el parque potencial para acogerse al programa aumenta desde algo más de cuatro millones de vehículos a cerca de nueve millones.

El coste máximo de adquisición del vehículo se eleva a 30.000 euros, un aumento del 50% respecto a los 20.000 euros establecidos en el programa inicial. Además, el Gobierno ha abierto el programa a los vehículos comerciales ligeros con emisiones de CO2 de hasta 160 gramos por kilómetro.

El programa incluye a los turismos que emitan menos de 140 gramos por kilómetro con catalizador de tres vías (gasolina) o dispositivo EGR (diésel), que permitan unas emisiones de dióxido de nitrógeno menores.

No será necesario financiar el importe total del vehículo, sino que el nuevo programa admite financiaciones parciales. El nuevo programa establece un tipo de interés fijo para el resto del préstamo (el importe que quede una vez satisfechos los 10.000 primeros euros a tipo 'cero'), sin que suponga incremento de las cantidades aprobadas por el Gobierno. Además, se contempla la posibilidad de incluir un año de carencia de principal.

De esta forma, para un vehículo de 15.000 euros, el primer año sólo se pagarían los intereses correspondientes a 5.000 euros. Tomando un tipo de interés del 7,5%, supone una cuota mensual de 31 euros.

Por último, la baja del coche destinado al achatarramiento se puede realizar con posterioridad a la firma del préstamo, con un plazo máximo de un mes desde la fecha del mismo. 

Industria destacó que la reforma no tiene impacto presupuestario, de forma que se mantiene la dotación de 1.200 euros para el período 2008-2010. Se permitirá a los usuarios que hayan formalizado acuerdos sujetos al Plan con anterioridad a la entrada en vigor de esta reforma que adapten las condiciones de los préstamos ya formalizados a las nuevas condiciones del programa. 

La reforma del Plan VIVE se ha llevado a cabo gracias a la colaboración entre Industria y el sector del automóvil, según el Ministerio, que admitió que el programa original adolecía de rigidez técnica, y se vio afectado por los problemas de financiación de las entidades de crédito, acentuados en los últimos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios