El Gobierno andaluz da el plácet a la mayor dotación para riegos en cinco años

  • La Agencia del Agua prevé una campaña sin restricciones tras conceder 1.200 hectómetros cúbicos a la cuenca del Guadalquivir

Hay más agua en los embalses que el año pasado y eso va a posibilitar también más riegos en la cuenca del Guadalquivir. Se espera que, tras cinco años de restricciones por la sequía, esta campaña sea normal. Es decir, que los cultivos puedan regarse al 100%. Para ello, la Agencia Andaluza del Agua ha previsto una dotación de 1.200 hectómetros cúbicos, casi el doble de lo que se desembalsó el año pasado. El organismo autonómico espera que, con este volumen, se dé un "año normal". Históricamente, ha sido necesario un mínimo de 1.500 hectómetros cúbicos para que ello sea así, pero hay que valorar el proceso de modernización de los regadíos, y puede que 1.200 sean suficientes. De media, y sin entrar en la tipología de riegos y cultivos, valdrá, a juicio de las organizaciones agrarias y las comunidades de regantes, con 6.000 metros cúbicos de dotación por hectárea. En todo caso habrá que esperar a ver cómo se comporta el mes de mayo en cuanto a lluvias y cómo se desarrolla el verano. Si hay agua y los meses de estío son suaves en temperaturas como los dos anteriores hay razones bastante fundadas para el optimismo.

La Junta ha previsto dotaciones concretas según cultivos y riegos. Así, para el olivar, tradicionalmente deficitario al consumir más agua de la que necesita, hay destinados 1.000 metros cúbicos por hectárea y año para los olivares de Jaén, y de 600 para los de Córdoba. Para otros cultivos, se destinan 4.000 metros cúbicos por hectárea para el sistema por goteo, que es ya el mayoritario y el más eficiente; 5.000 para los riegos por aspersión y 6.000 para los que se realizan a pie.

Capítulo aparte merece el arroz. Para este cultivo, muy castigado en los últimos años por las restricciones, hay previstos 350 hectómetros cúbicos. Según los regantes, sería suficiente si el estuario del Guadalquivir se comportara bien. "Si hay mucha salinidad, no tendremos para regar el 100%", dice Pedro Parias, de Feragua. Desde Asaja se pide que se sea flexible con la fecha impuesta por la Junta, 15 de mayo, para llenar las balsas de riego, ya que en algunas hectáreas se han detectado niveles de salinidad que hacen imposible cumplir con ese plazo.

Coag, que apoya el desembalse previsto, pone el acento en la prudencia ante posibles complicaciones, ya que todavía se está en situación de prealerta y, por tanto, de sequía. Un efecto indeseado podría ser que los riegos inmediatos fueran bien atendidos y que los de ciclo largo tuvieran menos agua. Feragua, por su lado, plantea que el ciclo de desemabalse sea anual, para así incluir también los cultivos invernales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios