Grecia devora la ganancia anual de la Bolsa y lleva el riesgo país a máximos

  • El Íbex se deja el 1,3% en una sesión y un 3,2% en la semana · Retrocede a los 9.812 puntos, por debajo del nivel de cierre de 2010 · Moody's pone bajo vigilancia a la banca italiana y arrastra al sector financiero español

El acuerdo de los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete sobre el segundo rescate de Grecia, que ascenderá a alrededor de 110.000 millones de euros, si su Parlamento aprueba la semana que viene el plan de ajuste y privatizaciones, no ha logrado calmar a ningún mercado.

El rescate del país heleno es tan complicado que, hasta que no se materialice, los inversores seguirán descontando un posible impago. Sólo hay que echar un vistazo a la semana vivida por la Bolsa española. Y es que, a la caída del 2,77% del jueves, se sumó ayer un retroceso del 1,31%, que situó al Íbex en los 9.812 puntos, el peor nivel desde enero y por debajo de los 9.859 con los que cerró 2010. Así, la semana se saldó con un recorte del 3,18% y con otro negro balance: el desvanecimiento de las ganancias anuales.

El parqué madrileño cerró la jornada de ayer con una fuerte caída del 1,31% arrastrado por las dudas sobre Grecia y por la decisión de la agencia Moody's de poner en revisión a gran parte del sector financiero italiano, lo que golpeó de lleno a las bancos del Íbex. En Europa, excepto Londres, que subió un 0,41%, bajaron Milán, el 1,61%; Fráncfort, el 0,39%; y París, el 0,08%.

La Bolsa española empezó la sesión con ganancias notables que la acercaron al nivel de 10.100 puntos gracias al acuerdo del Consejo Europeo para ayudar a Grecia. Este apoyo, la escasa caída de Wall Street en la víspera, del 0,5%, así como la inesperada subida de la confianza empresarial alemana en junio, sostuvieron al selectivo sobre el nivel de 10.000 hasta antes del mediodía.

Sin embargo, la tendencia bursátil cambió por la amenaza de la agencia de medición de riesgos Moody's de rebajar la calificación de varios bancos italianos y por el capital que necesitarían algunas entidades de Italia por las pruebas de solvencia. Además, se dudaba de la capacidad de Grecia para aprobar las reformas y se hablaba de la oposición a las mismas de algunos miembros del partido gubernamental.

Como consecuencia, también cambió la situación en el mercado de deuda. La prima de riesgo pasó en la sesión de 265 a 285 puntos básicos, situándose de nuevo en máximos anuales.

Bankinter fue la entidad financiera más afectada en el parqué, dejándose un 3,17%, seguida por Banco Popular (-2,04%), Sabadell (-1,76%), Santander (-1,42%) y BBVA (-1,07%). Sólo dos valores consiguieron salvar la jornada y cerrar en números verdes: AcelorMittal con un 0,76% y Acerinox (+0,25%). Enagás repitió cotización.

En cuanto a la evolución semanal de las empresas del Íbex, bajaron 31 y subieron apenas cuatro. La mayor caída correspondió a Gamesa, el 11,94%, a pesar de refinanciar su deuda, en tanto que la aerolínea IAG lideró las ganancias al subir el 3,58%, por la bajada del petróleo Brent (se cambiaba a 107 dólares en esta jornada).

En el balance de los últimos cinco días también destacaron las pérdidas del 5,75% de BBVA, Santander (-5,55%), Telefónica (-2,36%); Iberdrola (-2,24%), y Repsol (-1,76%).

En el mercado continuo destacó la bajaba del 5,17% de Inmobiliaria Colonial, mientras que Prisa comandó las ganancias con un alza del 5,8% por sus planes de venta de activos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios