Huelga general contra las nuevas medidas de ahorro en Portugal

  • El Gobierno luso ha anunciado que subirá el IVA hasta el 23%, reducirá sueldos de funcionarios, gasto e inversiones.

Comentarios 19

La asociación sindical más grande de Portugal, la Confederación General de Trabajadores Portugueses (CGTP), convocó a una huelga general para el 24 de noviembre, con el fin de protestar contra las nuevas medidas de ahorro y saneamiento en el país más pobre del occidente europeo.

La CGTP, que tiene unos 750.000 afiliados, declaró además al ministro de Finanzas luso, Fernando Teixeira dos Santos, "enemigo público número uno". "El ministro de Finanzas se convirtió en enemigo público número uno de la economía y del pueblo portugués", afirmó en Lisboa el secretario general de la CGTP, Manuel Carvalho da Silva, en una reunión que sirvió también para festejar el 40º aniversario de la asociación. Se trata de la primera huelga general en Portugal en tres años y medio. La última tuvo lugar en mayo de 2007. La paralización de todas las actividades es convocada "con el mayor sentido de responsabilidad", aseguró Manuel Carvalho da Silva.

Portugal, un país altamente endeudado, anunció el miércoles en forma sorpresiva más medidas drásticas de ahorro y saneamiento, pocas horas después de que la Unión Europea exigiera a los deudores de la UE estrictas medidas de ahorro. El anuncio del gobierno minoritario del primer ministro socialista José Sócrates fue rechazado inmediatamente por todos los partidos de oposición. Por su parte, Carvalho da Silva advirtió ya el jueves que una huelga general es "necesaria para evitar peores convulsiones sociales". El paro de actividades, agregó, "será todo un éxito".

Sócrates había anunciado el miércoles, tras una sesión del consejo de ministros en Lisboa, que el año que viene se reducirá en un cinco por ciento el gasto del Estado con los salarios de los funcionarios públicos. Este recorte será progresivo, llegará a un tope del diez por ciento y solo afectará a los que ganen más de 1.500 euros mensuales, que son en total unas 450.000 personas. Además, en 2011, el IVA se aumentará en dos puntos, al 23 por ciento, y se introducirá un impuesto para determinadas transacciones financieras, según dijo Sócrates. El Ministerio de Finanzas había anunciado previamente la decisión de congelar las inversiones estatales hasta fin de año.

Las medidas anunciadas se agregan a las dadas a conocer en marzo en el marco del Programa de Estabilización y Crecimiento (PEC), así como a otras acciones decididas en mayo. Con estos programas, Lisboa quiere reducir el déficit presupuestario del nivel récord alcanzado el año pasado, de un 9,4 por ciento del producto interno bruto, a un 7,3 en el año en curso, un 4,6 en 2011 y un 2,8 por ciento hasta 2013.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios