Industria flexibilizará el Plan VIVE, pero sin dotarlo de mayor presupuesto

  • El sector pide que coches de 10 años o de más de 20.000 euros entren en el programa · No cambiará el límite de emisiones

El Plan VIVE ha cumplido 100 días de vigencia, el periodo que reiteradamente el ministro de Industria, Miguel Sebastián, pidió de espera para apreciar sus verdaderos resultados. Y como éstos no han sido los previstos, el próximo viernes el Consejo de Ministros abordará la reforma del programa para hacerlo más flexible, si bien el ministro ya ha dejado claro que se mantendrá el presupuesto fijado de 1.200 millones de euros hasta 2010. El plan que entró en vigor en julio registró en su primer mes y medio de vida sólo 18 operaciones, mientras el sector no logra remontar el vuelo.

La reforma del Plan VIVE, diseñado para el rejuvenecimiento del parque automovilístico, incluirá medidas como la eliminación del requisito que exige financiar el 100% del coste del vehículo, la supresión del tope de precio de 20.000 euros y la rebaja de 15 a 10 años de la antigüedad del vehículo destinado a achatarramiento, según fuentes del sector.

El plan de renovación del parque automovilístico cumplió el pasado lunes los 100 días que su impulsor, Miguel Sebastián, pidió para evaluar su eficacia. El programa de incentivos fue aprobado el 2 de agosto y, si bien es cierto que en los inicios de su gestión se desarrolló en un mes prácticamente inhábil por las vacaciones veraniegas, lo cierto es que en su primer mes y medio de vida sólo registró 18 operaciones.

El ministro de Industria, que el pasado 29 de octubre resaltó que cambiaría el programa si pasado ese plazo no funcionaba, ha mantenido reuniones con el sector automovilístico, que atraviesa por una crisis galopante, para conocer sus peticiones. Así, adelantó ayer que la reforma del mantendrá "el tope presupuestario" que existía con el anterior diseño (1.200 millones de euros entre este año y 2010) y se realizará "en diálogo con el sector".

El sector confía en una rebaja de la antigüedad mínima de los vehículos que pueden acogerse al VIVE. Según sus cálculos, si pasara a 10 años, en lugar de los 15 actuales, podría acogerse al programa en torno al 35% del parque automovilístico, en lugar del 10% actual que recogen ahora las estadísticas.

Desde la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto) se pide también al Ministerio de Industria que la reforma comprenda la ampliación del programa a la adquisición de coches usados de hasta tres años de antigüedad. La patronal de los concesionarios presentó en octubre una propuesta para ampliar el plan mediante ayudas directas de 1.000 euros para la compra de coches nuevos y de 900 euros para la adquisición de vehículos usados de hasta tres años de antigüedad.

Además, Faconauto propone que el coche adquirido tenga unas emisiones máximas de 160 gramos de CO2 por kilómetro (frente a los 140 gramos actuales), con lo que entraría en el Plan VIVE un tercio de la oferta automovilística, en lugar del 20% a que se dirige en su concepción inicial. Sebastián, sin embargo, es reacio a ampliar el arco de beneficios a coches más contaminantes.

En una comparecencia el lunes por la noche en el Congreso para presentar los presupuestos de su departamento para 2009, el que fuera candidato a la Alcaldía de Madrid confirmó además que el plan dispondrá en el próximo ejercicio de recursos por valor de 500 millones de euros. Industria ya había indicado que la dotación total sería de 1.200 millones, de los que esa cantidad corresponden a 2008 y otros 500 millones a 2009, mientras que durante 2010 se destinarán otros 200 millones.

Sebastián advirtió que para afrontar la crisis se deben tomas soluciones rápidas y flexibles y aludió de nuevo a su apuesta a largo plazo por el coche eléctrico, una iniciativa que, dijo, tendrá novedades en breve.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios